Consolas (portátiles o no) frente a smartphones y tabletas. Esa es la tendencia que más preocupa a Sony, Microsoft y sobre todo Nintendo. Las cifras de ventas de consolas caen año a año y, pese a los nuevos lanzamientos, siguen haciéndolo. Un gráfico elaborado por el analista Horace Dediu expone la tendencia de forma brutal. ¿Game Over?

Ese es justo el título que utiliza Dediu (Asymco) en su análisis de las cifras de ventas de consolas durante los últimos trimestres (2007 - 2013) de Nintendo, Sony y Microsoft. Game Over. Eso es justo lo que muestra el gráfico de arriba: unidades vendidas por trimestre de consolas portátiles y no portátiles.

Advertisement

Con los datos en la mano, argumenta que no hay vuelta de hoja. A medida que smartphones y tabletas sean más y más potentes, no habrá hueco para las consolas más allá de los hardcore gamers. Un segmento que siempre existirá, pero que tal vez no será suficiente en número como para alimentar en ingresos a Sony, Nintendo y Microsoft a la vez.

Según Dediu, ni la PS4 ni la Xbox One serán capaces de revertir esta tendencia. Tal vez veamos algún aumento temporal en ventas, pero durará poco. "Sony, Nintendo y Microsoft están más allá del punto de no retorno en esta industria. [...] Cada vez más gente utilizará equipos móviles para jugar. Y, a medida que estos son cada vez más potentes, los utilizarán en ese escenario en el que las consolas siempre han mandado: el salón".

Advertisement

Con los datos en la mano, el análisis de Dediu es difícil de rebatir. Puedes leerlo aquí al completo. Por su puesto, se trata de una predicción a largo plazo, quizás a 5 o más años vista. Pero es imposible esquivar la pregunta: ¿seguirán existiendo las consolas tal y como las conocemos hoy en 5 o 10 años? ¿Tendrá que transformar Sony y Microsoft su concepto de consola en el de un equipo puramente móvil, y Nintendo abandonar el negocio del hardware y centrarse en los juegos? Los primeros pasos de hecho ya los estamos viendo. ¿Qué piensas? Cuéntanos debajo. [vía Horace Dediu]