Tecnología, ciencia y cultura digital
We may earn a commission from links on this page

Estas avispas luchan con sus genitales para protegerse de los ataques de depredadores

El macho de la especie de avispa Anterhynchium gibbifrons usa púas que flanquean el pene como un arma

We may earn a commission from links on this page.
Avispan que usan sus genitales para defenderse
Las flechas azules apuntan al pseudo-aguijón que flanquea el órgano reproductor de un macho A. gibbifron
Imagen: Shinji Sugiura

Para los humanos, el uso de los genitales como escudo protector ante un ataque físico sería poco menos que un suicidio en la batalla. Sin embargo, unas avispas que viven en Japón han desarrollado un método capaz de salvarle la vida ante los depredadores.

Al parecer, en un estudio recientemente publicado, los investigadores observaron al macho de la especie de avispa Anterhynchium gibbifrons usando púas que flanquean el pene como un arma contra las ranas hambrientas que piensan que el insecto podría ser un almuerzo. Sí, habían evolucionado para poseer partes puntiagudas que se duplican como mecanismo de defensa.

Cuenta la coautora del estudio, Misaki Tsujii, de la Universidad de Kobe, Japón, que estaba estudiando estos insectos cuando uno la picó. Fue inusual, porque se trataba de un macho.

Advertisement

En el trabajo explican que los aguijones se desarrollaron a partir de ovopositores en los ancestros de las avispas y abejas modernas, por lo que solo las hembra los tienen. Por tanto, cuando normalmente te pica una avispa, es hembra. Según el otro autor del trabajo, Shinji Sugiura:

Sorprendentemente, la ‘picadura’ masculina causó un dolor punzante. Basándome en su experiencia y observaciones, planteé la hipótesis de que los genitales masculinos de A. gibbifrons funcionan como una defensa contra los depredadores.

Wasp male genitalia as “stings” / ドロバチのオスは交尾器で刺して身を護る

Tras la teoría, los investigadores enfrentaron a las avispas con ranas arborícolas para ver si empleaban sus genitales puntiagudos contra los depredadores y cómo lo hacían. El depredador y la presa se colocaron juntos en una arena para ver si las ranas intentaban atacar. Así revelaron que las ranas tenían que escupir a los machos que empuñaban los genitales en más de un tercio de los intentos de tragarlos, y que los “picaban” repetidamente con sus genitales mientras sucedía.

Advertisement

No solo eso. La eliminación de los genitales de las avispas dio como resultado que fueran engullidas, lo que demuestra la importancia de estos para evitar que se las coman. Por cierto, los picos genitales se conocen como pseudopicaduras, pero hasta ahora no se sabía que desempeñaban un papel importante en los eventos de depredación. [ScienceAlert]