Imagen: Getty

Un barrio de Delhi ha denunciado a las autoridades un caso insólito: están hartos de la continua caída de excrementos que llegan “del cielo”. Sus residentes piensan de que se trata de heces humanas que salen de los aviones que pasan diariamente, y pueden estar en lo cierto.

La zona en cuestión se encuentra muy cerca del aeropuerto de Delhi en India, razón por la que cada día ven pasar a cientos de aviones. El viernes de la semana pasada, el tribunal ambiental del país, el National Green, encargó a un comité investigar si efectivamente las heces son de origen humano. La orden se produjo después de que los residentes se quejaran una vez más de los desperdicios que llovían en sus casas.

El tribunal sospecha que las heces podrían ser excrementos de pájaro, pero no está tan claro. El año pasado, algunos vecinos de la zona emitieron varias quejas sobre aviones que habían filtrado aguas residuales en el aire. De ser así, lo complicado es saber si el Aeropuerto de Delhi experimenta una mayor tasa de este tipo de irregularidades.

Sea como fuere, no sería insólito. En otros aeropuertos, como el Internacional Salt Lake en Utah, se han reportado casos similares. De hecho, en octubre del año pasado un vecino que vivía cerca del aeropuerto de Nueva Delhi presentó una demanda después de que varios de estos “proyectiles” cayeran del cielo durante la noche y dañaran la estructura de su vivienda.

Imagen: Wikimedia Commons

No fue el único caso, dos meses después, en diciembre del 2016, una mujer de 60 años, Rajrani Gaud, sufrió una lesión en el hombro, probablemente y según los testigos, causada “por excrementos humanos que caían del cielo”. En este último incidente, la descripción que hicieron los vecinos era la de un “pedazo de hielo congelado que contenía heces y orina del tamaño de un balón de fútbol”.

Advertisement

Después de estos eventos ocurridos ahora hace un año, el tribunal ordenó a la Dirección General de Aviación Civil de la India prohibir a los aviones que liberen contenedores de desechos humanos mientras están en el aire. Si el depósito de sanitarios de un avión se encuentra vacío al aterrizar, el avión deberá pagar una multa.

Dicho todo esto, ¿es realmente posible que caigan heces humanas de los aviones? Sí, aunque no es lo normal. El inodoro de un avión es similar al de una casa, con la diferencia de que, en vez de “tirar de la cadena”, presionamos un botón. Ese botón es clave, ya que acciona los líquidos químicos y el sistema de succión por vacío. Y no, las cacas no se lanzan fuera del avión. De ser así, el mundo sería un lugar más peligroso. 

“Repostando” los servicios de un  McDonnell Douglas MD-80. Wikimedia Commons

Los desechos se licúan y llegan a un depósito que tienen los aviones en la parte posterior. Una especie de almacén de materia fecal que al llegar a tierra se vacía a través de un tanque que aspira el conjunto. Además, aunque quisieran, los aviones no pueden vaciar sus tanques de aguas residuales a mitad del vuelo. La tripulación solo puede acceder a los tanques desde una válvula en el exterior del avión.

Advertisement

Sin embargo, y aquí podría estar la clave de lo ocurrido en Dehli, cuando un avión tiene un sistema de aguas residuales defectuoso, se puede producir lo que se denomina como “blue ice”, en esencia fugas, caca, pis y esa mezcla química para inodoros (de hecho, el nombre viene del color del desinfectante) que pueden filtrarse al exterior. La temperatura del aire fuera del avión congela esta “masa” en pedazos.

Sólo en Estados Unidos se han producido hasta 27 incidentes documentados de impactos de “blue ice” entre 1979 y 2003. Estos incidentes suelen ocurrir bajo las pistas de aterrizaje de los aeropuertos, ya que la masa se calienta lo suficiente como para desprenderse del avión durante su descenso. 

Esto es precisamente lo que puede haber ocurrido en el barrio de la India, cuyos vecinos posiblemente viven con el peligro de que uno de estos proyectiles putrefactos impacte contra la población. [Motherboard, Wikipedia]