La Hoversurf Scorpion Hoverbike es una moto voladora rusa. Su prototipo es realmente prometedor. Tan solo le notamos un ‚Äúpeque√Īo‚ÄĚ problema de seguridad. B√°sicamente parece que si te caes de la moto, es muy probable que sea lo √ļltimo que hagas en tu vida.

Advertisement

El problema salta a la vista. Los propulsores, cuatro hélices de madera que miden casi un metro de diámetro, están montados alrededor del piloto, más o menos a la altura de las piernas y sin nada que impida una escena digna de película de acción de los 80 si el piloto sale despedido y cae donde no debe.

Lo peor es que no parece que sus creadores (una compa√Ī√≠a rusa con sede tambi√©n en California) tengan la m√°s m√≠nima intenci√≥n de a√Īadir barreras protectoras si juzgamos el tema por los bocetos que la compa√Ī√≠a tiene en su p√°gina web.

Advertisement

Aqu√≠, una demostraci√≥n en vivo de la Scorpion Hoverb. El piloto sali√≥ ileso, pero, por favor, que alguien a√Īada una cabina cerrada o c√ļpulas sobre las h√©lices... algo.

Es curioso como la popularizaci√≥n de los drones cuadric√≥pteros ha tra√≠do consigo un avance inesperado: las motos voladoras. Las mismas tecnolog√≠as que mantienen en el aire a los drones (bater√≠as mejoradas, sistemas de estabilizaci√≥n, aceler√≥metros o chips GPS) pueden aplicarse para crear veh√≠culos que hace 10 a√Īos eran imposibles.

Advertisement

Dejando la seguridad a un lado (queremos pensar que Hoversurf solucionar√° ese tema) la compa√Ī√≠a no solo trabaja en una moto voladora para deportistas extremos. Tambi√©n desarrolla una versi√≥n taxi con cabina cerrada y un veh√≠culo de carga con capacidad para hasta 2.500 kilos. [Hoversurf v√≠a New Atlas)