Si siempre quisiste tener un grafiti en tu casa pero no se te da bien dibujar, este curioso accesorio podría hacerte la vida más fácil. Se trata de un cabezal electrónico que se conecta sobre botes de pintura y trabaja con la cámara del smartphone. El resultado es como una especie de impresora matricial para paredes.

Advertisement

Obviamente, el resultado no se acerca ni de lejos a lo que podría lograr un grafitero profesional, pero es un comienzo. Sus creadores lo llaman SprayPrinter y pronto lo sacarán en una ronda de financiación colectiva en Indiegogo.

El dispositivo es un simple cabezal que pulsa repetidamente el spray de pintura dibujando puntos como píxeles en la pared. El auténtico cerebro del dispositivo está en el smartpone y es una aplicación que, por una parte, analiza la imagen que queremos dibujar y la transmite al cabezal. Por la otra, usa la cámara del smartphone para saber exactamente en qué zonas liberar más píxeles de pintura o dejar en blanco.

Advertisement

La persona que sostiene el bote debe moverse lentamente y dejar que SprayPrinter haga su trabajo. El método puede resultar pesado, pero es muy barato. La idea de los creadores de este invento es que los diseños también se puedan compartir a través de la aplicación. Quizá en el futuro, los grafitis automáticos de Demolition Man sean una realidad después de todo. [SprayPrinter vía designboom]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter y Facebook :)