Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Ipley Cross, visto en Google Street View
Ipley Cross, visto en Google Street View
Captura de pantalla: Gogle Street View

Bienvenidos a Ipley Cross, un anodino cruce de carreteras en mitad de la región de New Forest, al sur de Inglaterra. En este punto confluyen dos carreteras comarcales con muy poco tráfico. La visibilidad y la señalización son excelentes, y sin embargo es uno de los lugares más peligrosos de las carreteras inglesas.

Advertisement

Ipley Cross registra una media de dos accidentes al año, y en la última década ya han muerto en el cruce dos ciclistas atropellados. Es una cifra muy baja en términos absolutos, pero contrasta fuertemente con el resto de condiciones del lugar. ¿Cómo es posible que un conductor pueda atropellar a un ciclista en un cruce en el que la visibilidad de las otras vías se extiende a cientos de metros y en el que hay señales viales claras? El blog sobre ciclismo Singletrack ya se hizo eco de las extrañas condiciones de este cruce hace dos años, y Tom Scott ha recuperado el tema en un vídeo sencillamente fascinante.

Los accidentes en Ipley Cross son una inusual combinación entre la imprudencia de algunos conductores y las matemáticas, más concretamente la trigonometría o estudio de los ángulos. Si miramos el cruce desde el suelo (Google Street View es una buena forma de explorarlo sin salir de casa) no hay nada sospechoso. La clave aparece cuando lo vemos desde el aire.

Advertisement
Ilustración para el artículo titulado
Captura de pantalla: Google Maps

La dos carreteras que forman Ipley Cross no se cruzan en ángulo recto como en la mayor parte de intersecciones. En su lugar forman ángulos opuestos por el vértice en una figura similar a una especie de x aplastada. ¿Por qué esto es importante? Pues porque en las condiciones correctas de velocidad, puede hacer que los objetos que se acercan desde la derecha queden completamente ocultos por la columna izquierda del parabrisas. El efecto es mucho más grave cuando lo que se acerca por la derecha es un objeto pequeño como un ciclista. Probablemente este ángulo muerto no existiría si los autos ingleses circularan por la derecha y tuvieran el volante a la izquierda, pero el cúmulo de coincidencias es parte del inquietante encanto de Ipley Cross.

Advertisement

Normalmente los puntos muertos de este tipo en la visibilidad solo se mantienen un par de instantes, pero en Ipley Cross, el peculiar ángulo de las carreteras hace que, si ambos vehículos mantienen la velocidad, el ángulo muerto de la columna oculte al ciclista hasta llegar a la intersección, momento en el que ya es muy tarde para frenar.

Gif: Tom Scott (YouTube)
Advertisement

De acuerdo, el coche no ve al ciclista, pero ¿cómo es posible que el ciclista no vea el coche? Si volvemos a ver el cruce desde arriba queda clara la razón. El ciclista que se acerca por la derecha puede ver al coche a lo lejos, pero cuando sobrepasa cierto punto de su vía, la vía de su izquierda queda fuera de su ángulo de visión a menos que gire la cabeza. Es como si el auto que viene por su izquierda se le aproximara desde atrás. De nuevo, para cuando quiere darse cuenta del peligro es demasiado tarde.

Con el paso de los años, las autoridades de tráfico han instalado enormes señales de stop por todo Ipley Cross, pero lo aislado del lugar y su escaso tráfico son una invitación a saltárselas para los conductores más imprudentes. La intersección sigue siendo una de las más traicioneras de Reino Unido. [Singletrack vía Tom Scott]

Editor en Gizmodo, fotógrafo y guardián de la gran biblioteca de artículos. A veces llevo una espada.

Share This Story

Get our newsletter