Imagen: TechCrunch

Solo en las √ļltimas horas, Donald Trump ha usado su infame cuenta de Twitter para retuitear videos antislamistas de fascistas brit√°nicos y etiquetar a la Theresa May equivocada en una furiosa diatriba. Ninguna novedad. El presidente de Estados Unidos no se corta ni un pelo al tuitear, y lo peor de todo es que, gracias a su inmenso poder, sus tuits se traducen en consecuencias casi inmediatas en la vida real para todos menos √©l.

Sin duda, uno de los puntos culminantes de la historia de Trump en Twitter tuvo lugar a principios de noviembre, cuando su cuenta fue misteriosamente eliminada por el sitio despu√©s de lo que Twitter describi√≥ como un ‚Äúerror humano por parte de un empleado‚ÄĚ. Ahora, a trav√©s de TechCrunch, sabemos qui√©n es ese empleado legendario.

Advertisement

Se llama Bahtiyar Duysak y es ‚Äúun veintea√Īero con ra√≠ces turcas que naci√≥ y se cri√≥ en Alemania‚ÄĚ. Se estaba acercando al final de su visado en los Estados Unidos y trabajaba como contratista para la divisi√≥n de Confianza y Seguridad del equipo de atenci√≥n al cliente de Twitter, que responde a los informes de incumplimiento de las normas del sitio. De acuerdo con su versi√≥n de la historia, la decisi√≥n de poner la cuenta de Trump en el saco de violaciones de los t√©rminos de servicio de Twitter fue lo √ļltimo que hizo en la empresa:

Alguien report√≥ la cuenta de Trump en el √ļltimo d√≠a de trabajo de Duysak; como √ļltimo gesto, puso la maquinaria en movimiento para desactivarla. Luego cerr√≥ su computadora y sali√≥ del edificio.

Duysak dijo a TechCrunch que el incidente hab√≠a sido un ‚Äúerror‚ÄĚ y el resultado de una serie de eventos de baja probabilidad sucediendo al mismo tiempo. Dijo que nunca crey√≥ que fuera posible que el Twitter del presidente se pudiera desactivar, seg√ļn una pol√≠tica interna que dictamina a Trump est√° esencialmente por encima de las reglas debido a su inherente inter√©s period√≠stico.

Advertisement

Pero no est√° preocupado por las consecuencias legales. ‚ÄúNo hacke√© a nadie. No hice nada que no estuviera autorizado a hacer. No fui a ning√ļn sitio al que se supon√≠a que no deb√≠a ir. No romp√≠ ninguna regla‚ÄĚ.

De acuerdo con TechCrunch, Duysak ha decidido hacer su primera aparici√≥n p√ļblica por varias razones: sus ra√≠ces turcas podr√≠an asociarse innecesariamente con las ‚Äúdeclaraciones negativas de Trump sobre inmigraci√≥n y personas de pa√≠ses predominantemente musulmanes‚ÄĚ. Tambi√©n agreg√≥ que le gustar√≠a que su vida regresara a la normalidad y que √©l, sus amigos y su familia han sido perseguidos por reporteros durante semanas.

BuzzFeed News public√≥ que, seg√ļn un antiguo empleado senior de Twitter, ‚Äúmuchos‚ÄĚ miembros de la plantilla ten√≠an acceso a funciones administrativas que les permit√≠an suspender cuentas con ‚Äúun clic‚ÄĚ en el panel interno del sitio. El mismo exempleado dijo que Twitter hab√≠a olvidado implementar controles adicionales para evitar la eliminaci√≥n de cuentas de alto perfil.

Advertisement

Desafortunadamente, Twitter ha publicado desde entonces que ‚Äúimplement√≥ medidas de seguridad para evitar que esto suceda nuevamente‚ÄĚ, lo que significa que Duysak podr√≠a ser la √ļnica persona que tuvo la oportunidad de prohibirle el acceso a Trump. Probablemente vali√≥ la pena, aunque hubiera sido mejor esperar a que estuvi√©ramos al borde de una guerra nuclear inducida por un ataque de ira o algo as√≠.

[TechCrunch]