Según documentos a los que ha tenido acceso el Wall Street Journal el grupo de operaciones técnicas de los marshals estadounidenses -la agencia de seguridad federal más antigua del país, dependiente del Departamento de Justicia- utilizó antenas de telefonía instaladas en pequeños aviones para localizar teléfonos móviles concretos.

Advertisement

La técnica se aprovecha del modo de funcionamiento habitual de los teléfonos móviles. Normalmente el teléfono se "engancha" a las antenas de telefonía que mejor señal ofrecen en un momento dado. Si un avión con una antena instalada pasa cerca del teléfono es posible forzar que se conecte a ella haciéndole creer que ofrece mejor señal que las antenas instaladas en edificios cercanos.

El dispositivo que se instala en los aviones, generalmente avionetas, es conocido por algunas fuerzas de seguridad como "cajas sucias" y están diseñadas para cazar un números específicos. Rechazan la conexión de cualquier teléfono móvil salvo aquellos en los que están interesados. Una vez "cazado", la localización del móvil objetivo puede averiguarse midiendo la variación en la intensidad de la señal conforme el avión se desplaza.

Un problema de estas cajas es que pueden cortar la comunicación de alguien que esté haciendo una llamada. En los documentos examinados por el WSJ la agencia muestra su preocupación por qué estos cortes puedan impedir una llamada a servicios de emergencia.

Advertisement

Estos aviones espĂ­a han sido utilizado con Ă©xito para localizar criminales pero es probable que la revelaciĂłn cause un serio quebradero de cabeza a la agencia de seguridad, sobre todo si se ha utilizado para "espiar" a ciudadanos estadounidenses. [vĂ­a WSJ]

Foto: AP

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)