Es posible que nunca te veas en la situación, pero de darse el más que improbable caso de un Apocalipsis Zombi, ¿dónde estaríamos más seguro? Esto es precisamente lo que han tratado de descifrar un equipo de la Universidad de Cornell. Una pista: huye de las grandes masas.

Al parecer, la idea comenzó después de una lectura de World War Z y una clase de mecánica estadística para graduados, lo que inspiró al equipo de la universidad a explorar cómo podría desarrollarse un brote de zombis “real” en Estados Unidos. De esta forma, modelaron la propagación de una plaga zombi ficticia que viaja a través de Estados Unidos.

¿El mejor sitio para esconderse? Sus resultados indicaron que el mejor lugar para evitar la infección es en lugares remotos y escasamente poblados.

Image: Pixabay

Los autores explicaron que probablemente en algún lugar de Montana o en Canadá sería el mejor lugar para esconderse. Aparentemente, un brote de zombis a gran escala en la ciudad de Nueva York podría tomar un mes o más para llegar al norte del estado, debido a la distancia geográfica y la velocidad de infección, lo que significa que tendrías una cantidad decente de tiempo para trazar un plan de escape. Según el autor principal, Alex Alemi:

Dada la dinámica de la enfermedad, una vez que los zombis invaden áreas más escasamente pobladas, todo el brote se ralentiza: hay menos humanos para morder, así que comienzas a crear zombis a un ritmo más lento.

Advertisement

En su modelo, y como era de esperar, las ciudades caen rápidamente, mostrando a su vez que tomaría semanas para que el brote llegase a las comunidades rurales, y meses para llegar a las zonas más montañosas. Según Alemi:

El proyecto fue una visión general del modelado epidemiológico moderno, comenzando con ecuaciones diferenciales para modelar una población completamente conectada, luego pasando a modelos basados ​​en celosía y terminando con una simulación completa de un brote a escala estadounidense en todo el territorio continental de los Estados Unidos.

Image: Pixabay

Advertisement

Para que nos hagamos una idea, la simulación tuvo que dar cuenta de una población de aproximadamente 300 millones de personas, y cada persona se presumía que estaba en uno de los cuatro estados: humano, infectado, zombi y zombi muerto.

Se rastreó la propagación de la epidemia al modelar las interacciones aleatorias entre estas personas y, por ejemplo, mordeduras de zombis que conducen a la infección y humanos que matan a zombis, retrasando la propagación. Al final, los investigadores pudieron identificar los lugares donde la enfermedad tardaría más tiempo en alcanzarse.

Sin embargo, incluso en los escondites más óptimos las perspectivas para los estadounidenses eran realmente malas, sobre todo en caso de que una plaga zombi se materialice de verdad. “Descubrimos que para los parámetros ‘realistas’, estamos en gran medida condenados”, concluyeron los autores.

Advertisement

Eso sin contar con la experiencia que nos ha dado ver decenas de producciones sobre zombis. No todos se crean por igual, y dependiendo de lo anormalmente rápidos que sean, o de lo bien que puedan escalar, es posible que el estudio deba revisar sus estimaciones para los afortunados que llegasen a las montañas más altas. [ScienceAlert]