Un paracaidista británico se estrella en el bosque en plena Segunda Guerra Mundial, y es auxiliado por una encantadora y benévola criatura mágica. Hasta aquí, el guión de este corto parece un maravilloso cuento de hadas, pero a veces es mejor no fiarse de los duendecillos, sobre todo cuando no parecen muy espabilados.

El corto es obra de los estudiantes de la escuela francesa de diseño ISART digital, y exhibe una magistral mezcla de imagen real con efectos visuales en 3D. A continuación os dejamos el corto original, y un segundo vídeo con escenas de rodaje y de cómo se hizo esta divertida obra. [ISART Digital, vía Sploid]

Advertisement

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)