Image: Pixabay

James Lewis tenía una vida aparentemente normal. Casado y con hijos, fue adoptado a las tres semanas de que su madre diera a luz. Sin embargo, su historia (y la de la ciencia) dio un vuelco en 1979. Resulta que había otro James en el mundo prácticamente “igual” a Lewis.

Para los genetistas del comportamiento humano que durante mucho tiempo centraron sus estudios en el debate “naturaleza vs crianza”, los gemelos son las personas perfectas para probar hipótesis sobre lo que está (o no) moldeado por las presiones de la vida y lo que es innato. Sin embargo, la mayoría de esos científicos libran la batalla desde la distancia, a través de estadísticas para describir el comportamiento de las poblaciones en lugar de los individuos.

Advertisement

Image: Wikimedia Commons

Según esas estadísticas (siempre en promedio), los gemelos idénticos tienden a ser aproximadamente el 80% iguales en todo, desde la estatura hasta la salud, el cociente intelectual o incluso las opiniones políticas. Las similitudes son en parte el producto de una educación similar, pero la evidencia de la comparación de gemelos elevó los puntos de manera bastante convincente a los genes como la fuente de muchos de esos parecidos.

De ello tiene gran parte de culpa el estudio pionero que comenzó en 1979, Minnesota Twin Family Study, que terminó en 1999 y fue llevado a cabo por el psicólogo de la Universidad de Minnesota, Thomas Bouchard. Un trabajo donde explicaron una crónica del destino de alrededor de 60 pares de gemelos idénticos criados por separado.

Advertisement

Image: Pixabay

Algunas de las parejas apenas se habían encontrado antes de que Bouchard las contactara, y sin embargo, los comportamientos, las personalidades y las actitudes sociales que exhibían en las largas baterías de pruebas a menudo fueron extraordinariamente similares.

Aunque existieron muchos casos sorprendentes, sin duda el de los “dos Jim” fue el más insólito de todos. Uno de ellos ya lo conocen, James Lewis, el otro todavía no lo conocía ni el propio James.

Advertisement

Los Jim

Image: Los Jim (WC)

Como decíamos al comienzo, Lewis, de Lima, Ohio, fue adoptado en 1940 cuando solo tenía tres semanas de su nacimiento. De hecho, lo llamaron James por sus padres adoptivos.

Advertisement

De aquella época Lewis recordaba tener un perro llamado Toy. Como cualquier otro niño en edad escolar, disfrutaba de unas asignaturas más que otras, en su caso de las matemáticas y la carpintería. Con el tiempo se casó con una mujer llamada Linda. Más tarde, él y Linda se divorciaron, y se casó con una mujer llamada Betty. Con ella tuvo un hijo llamado James Alan Lewis, trabajaba como guardia de seguridad, conducía un Chevrolet y era un ávido fumador.

El relato de lo que hasta ahora era una vida “normal” cambió el día que Jim recordó una escena con su madre adoptiva. Hablando con unas amigas el pequeño Lewis escuchó mencionar al “otro bebé” que también se llamaba James. ¿Y si tenía un gemelo?

Image: Los Jim (WC)

Advertisement

Con 39 años, Jim acudió a la corte de sucesiones donde tenían un registro de su adopción. Así fue como se puso en contacto con la señora Springer, en Piqua, quién al parecer tenía un hijo adoptado que se llamaba James Springer. En muy poco tiempo los dos James quedaron para conocerse.

Lo que descubrió Lewis quedaría reflejado en el trabajo de Bouchard.

James Springer, de Piqua, Ohio, fue adoptado en 1940 solo tres semanas después de su nacimiento. Casualmente, lo llamaron James por sus padres adoptivos, y también tenía un perro llamado Toy. Como cualquier otro niño en edad escolar, disfrutaba de las matemáticas y la carpintería. Luego se casó con una mujer llamada Linda. Más tarde, él y Linda se divorciaron, y se casó con una mujer llamada Betty. La pareja tuvo un hijo llamado James Allan Springer, trabajaba como ayudante del sheriff, conducía un Chevrolet y era un ávido fumador.

Advertisement

Image: CC

Dicho de otra forma, James Springer y James Lewis no eran solo gemelos que hasta hace poco no sabían nada el uno del otro. Eran dos personas llevando una vida casi idéntica en dos puntos diferentes del planeta. ¿Cómo demonios pudieron darse todas estas coincidencias?

No sólo eso, al conocerse descubrieron que ambos sufrían dolores de cabeza por tensión, que eran propensos a morderse las uñas, e incluso descubrieron que fumaban la misma marca de cigarrillos y pasaban las vacaciones en la misma playa de Florida.

Advertisement

Unos meses después, la semejanzas entre amos gemelos llegaron a oídas de Thomas Bouchard y un equipo de investigadores de la Universidad de Minnesota, quienes invitaron a ambos a visitar sus instalaciones para realizarles una serie de pruebas. No eran los primeros. El equipo había estado realizando un estudio en curso de gemelos con la esperanza de descubrir si la separación tenía algún rol en el debate ‘naturaleza vs. crianza’.

El estudio

Image: Wikimedia Commons

Advertisement

Los investigadores lanzaron el estudio histórico en 1979. En el transcurso de 20 años, estudiaron 137 pares de gemelos: 81 pares de gemelos idénticos (gemelos que se desarrollaron a partir de un huevo que se dividió en dos ), y 56 pares de gemelos fraternos (gemelos que se desarrollaron a partir de dos óvulos fertilizados por dos espermatozoides diferentes).

Los “dos Jim” fueron probablemente los gemelos más fascinantes del estudio, pero no los únicos. Por ejemplo, había un par de gemelas del estudio que se separaron a los 5 meses de edad, y que no se volvieron a reunir hasta los 78 años, lo que las convirtió en el par separado más longevo del mundo entrando en el libro Guinness.

A su vez, el estudio de Minnesota resultó en más de 170 estudios individuales enfocados en diferentes características médicas y psicológicas. En uno de ellos, los investigadores tomaron fotografías de los gemelos y encontraron que los idénticos se mantendrían de la misma manera, mientras que los gemelos fraternos tenían diferentes posturas. Otro estudio de cuatro pares de gemelos encontró que la genética tenía una influencia más fuerte en la orientación sexual en los gemelos que en las gemelas.

Advertisement

El trabajo, pionero e histórico, encontró que la genética juega un papel más importante en la personalidad de lo que se pensaba anteriormente. El entorno afectó a la personalidad cuando los gemelos fueron separados, pero no cuando se criaron juntos.

Image: Lewis y Bouchard (Lima News)

Sea como fuere, el trabajo de Minnesota dio a los científicos una nueva comprensión del papel de los genes y el entorno en el desarrollo humano. En el futuro, los estudios de gemelos buscarían vincular genes específicos con comportamientos específicos, así como investigar la epigenética, lo que activa o desactiva los genes.

Advertisement

Por cierto, aunque no hay duda de que los gemelos Jim son parecidos en múltiples formas, desde aquellas fechas hasta ahora se han separado ligeramente del estilo de vida compartido. Jim Lewis recientemente se divorció de su mujer Betty y se volvió a casar con una mujer llamada Sandy.

Y por si alguno se lo pregunta, no se sabe si Jim Springer conoce a alguna mujer llamada Sandy. [NCBI, CBS, Wikipedia, Washington Post, LiveScience]