Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Imagen: Project Grizzly

En 1984, Troy Hurtubise, natural de Ontario, tuvo un encuentro que lo marcó de por vida. Con 20 años, se encontraba en la Columbia Británica buscando oro cuando un oso pardo estuvo a punto de quitarle la vida. Desde entonces, supo que el resto de sus días estarían destinados a la creación de una armadura definitiva.

La historia de este peculiar inventor se puede apreciar en todo su esplendor a través del documental Project Grizzly, en esencia, la quijotesca aventura de este científico loco que estaba convencido de crear lo que nadie había podido hasta entonces, lo más parecido a la armadura invencible de un superhéroe.

Advertisement
Imagen: WC

Troy nació el 23 de noviembre de 1963, un día después del asesinato del presidente de Estados Unidos, John F. Kennedy. De su padre, también inventor, le vinieron esas ganas de crear. Pero como decíamos anteriormente, el encuentro con el oso fue el verdadero desencadenante de todo.

Según explicó años después, cuando se encontró cara a cara con el oso tan solo disponía de unos cuchillos. El oso fue el primero en golpearle lanzándolo unos metros. Troy se levantó y se defendió como pudo pensando que la muerte estaba muy cerca. “Nos quedamos cara a cara durante 30 segundos”, dijo en 1988. “Podría haberme matado en un instante”.

Captura de pantalla: YouTube
Advertisement

Y sin embargo, tras aquel cruce de miradas el oso se fue por donde vino. El evento marcó el rumbo de su vida adulta. Troy se inscribió en un programa de conservación en el Sir Sandford Fleming College, en Lindsay, Ontario, donde los profesores alentaron su plan para formular un aerosol con el que disuadir a los osos.

Para ello, antes tendría que probarlo en el campo, lo que condujo al primer intento de Hurtubise de crear un traje de malla a prueba de osos. Y sí, él mismo reconoció en ese momento que parecía una misión suicida.

Advertisement

Sin embargo, unos años más tarde lo vio todo más claro. Tras el éxito en taquilla en 1987 de Robocop, se dio cuenta de que su verdadera vocación era diseñar una armadura que pudiera resistir el más fuerte de los ataques de osos. Quería construir un traje que los investigadores pudieran usar en el campo para protegerse.

Así fue como comenzó un proceso de desarrollo de trajes durante siete años con un coste de miles de dólares, un trabajo documentado en la película de 1996 Project Grizzly. Cualquier de los vídeos que podemos ver en la red sobre el trabajo de Troy llevan a pensar en un temerario, pero como explicó en una entrevista en 2012:

¿Saben por qué nunca me rompí un hueso? ¿Saben por qué nunca he sufrido una conmoción cerebral? Porque sé lo que estoy haciendo. Gente, este no es nada. No quiero herirme.

Troy desarrolló un traje tan pesado que requirió que dos hombres lo instalaran en el mismo. El simple hecho de estar dentro de los trajes fue difícil para el inventor, quién además se describió a sí mismo como claustrofóbico. Uno de los modelos de traje estaba hecho de titanio, amortiguación de aire y cinta adhesiva, y pesaba una tonelada. El traje tenía un 20% de flexibilidad y podía soportar la fuerza de una camioneta a 50 km/h.

Advertisement

Sin embargo, el traje era demasiado pesado para que lo mantuviera firme, y el proyecto fue abandonado antes de que Project Grizzly se terminara de filmar.

Pero su obsesión no cesó, duró décadas y finalmente lo empujó a la indigencia. Escribió un libro autopublicado sobre Project Grizzly en 1990 y lo siguió con una autobiografía titulada Bear Man.

Advertisement

Persiguió otros inventos, cada uno más extravagante que el anterior: un exoesqueleto de material impenetrable (que llamó el “traje de Superman”), un dispositivo capaz de ver a través de las paredes (“Angel Light”), un supresor de fuego biodegradable (“Firepaste”), una pistola de rayos (“R-light”) y una máquina para cosechar un pedazo de materia oscura (“Pandora’s Box”).

Finalmente, la vida extraordinaria de Troy Hurtubise se evaporó el 17 de junio de este año. Su automóvil se estrelló contra un camión cisterna que transportaba combustible. Su vehículo se incendió y sus restos fueron identificados a través de los dientes.

Advertisement

En su recuerdo quedará para siempre el gran número de trajes, todos impagables (hasta Los Simpsons le homenajearon). La creación en vida de un hombre convencido de su perspicacia científica para lograr un traje impermeable al ataque de los osos. [The Globe and Mail, Wikipedia, Vice]

私たちは、ギズモードが大好き

Share This Story

Get our newsletter