Y eso no es todo. Además de no pinchar nunca, la rueda es más ligera, reciclable en un 95%, y absorbe mejor los impactos de baches y objetos, con lo que hace la conducción más segura, cómoda y silenciosa. El invento se llama i-Wheel y ha sido desarrollado por el fabricante de neumáticos Hancook.

Advertisement

i-Wheel no es el primer neum√°tico de este tipo ni mucho menos. Michelin y Bridgestone ya han lanzado ruedas similares hace a√Īos y la idea original se ha visto en veh√≠culos de la NASA, aunque su implantaci√≥n no est√° siendo tan r√°pida como se preve√≠a. Bajo estas l√≠neas pod√©is apreciar el neum√°tico propuesto por Bridgestone, pero todos los modelos se basan en la misma tecnolog√≠a: una estructura similar a un panal de abeja que da solidez al conjunto y sirve de amortiguador.

En algunas tiendas pueden ya comprarse versiones comerciales de estos neumáticos. Al parecer, su principal problema está en la durabilidad a lo largo de mucho tiempo y en su resistencia a la deformación. Pese a todo, parece que el camino para las ruedas del futuro pasa por no llevar aire. [Wired vía Pocket-lint]