Julian Oliver es un artista muy dotado para la ingeniería y adscrito al movimiento conocido como Critical Engineering. Su última creación es un pequeño tanque llamado No Network que nos gustaría llevarnos a casa. En vez de proyectiles, No Network tiene un cañón-antena que dispara una señal capaz de dejar sin cobertura cualquier móvil en un radio de hasta 15 metros a su alrededor.

El dispositivo ataca todas las bandas de frecuencia de Estados Unidos, Europa, Latinoamérica y Asia sobre las que se mueven señales de voz y 3G. En otras palabras, basta activar el pequeño interruptor de su parte superior para que se pierda toda señal móvil. Todos los circuitos están ocultos en el interior del modelo a escala de un tanque británico Chieftain de 1966.

Oliver está preparando otros dos tanques. Uno bloquea las señales GPS, y el tercero las redes WiFi. Los pequeños vehículos están pensados para ser expuestos en un museo como una forma de hacer reflexionar sobre la tecnología usada como arma de guerra. En cualquier caso, utilizar inhibidores de frecuencia es una práctica ilegal en muchos países. [Julian Oliver vía DudeIWantThat]

Advertisement