Foto: SWNS vía BBC.

Un grupo de ciudadanos del peque√Īo pueblo de Hopeman, en Escocia, ha decidido tomar la justicia por sus propias manos debido a los coches que circulan a altas velocidades por sus calles. Para ello est√°n utilizando secadores de pelo para enga√Īar a los conductores.

Seg√ļn el gobierno de Hopeman, un pueblo en el concejo Moray de Escocia, las carreteras que atraviesan el pueblo se est√°n viendo plagadas de viajeros que circulan a altas velocidades, sin importar si se encuentran en zonas escolares. El concejal Dennis Slater coment√≥ a la BBC:

‚ÄúEsto es muy peligroso. Las velocidades a las que est√°n circulando por las calles de Hopeman se ha convertido en un problema grave, especialmente cuando los ni√Īos van a la escuela en las ma√Īanas‚ÄĚ.

Es por esto que un grupo de ciudadanos ha decidido tomar acciones al respecto. Para ello est√°n usando chalecos de seguridad de colores fluorescentes (como los que usan las autoridades de tr√°nsito) y se posan en las esquinas apuntando secadores de pelo a los coches, con la intenci√≥n de hacerlos creer que se trata de detectores de velocidad. Muchos de los coches caen en el enga√Īo y hacen caso a la advertencia, temerosos de ser multados por ir demasiado r√°pido.

Advertisement

La polic√≠a de Escocia asegura que est√° al tanto del problema y que la seguridad vial es una prioridad para ellos: ‚Äúestamos al tanto de las quejas sobre el exceso de velocidad en Hopeman y vamos a solucionar este problema‚ÄĚ.

Mientras tanto, los habitantes del pueblo se han cansado de esperar una soluci√≥n oficial y se han armado con sus secadores de pelo. El enga√Īo parece estar funcionando. Los ciudadanos aseguran que, antes de usar esta estrategia, intentaban hacer se√Īas a los conductores para que redujeran la velocidad, pero la respuesta que recib√≠an era el famoso dedo medio.

Entre los secadores de pelo y las curvas falsas en las carreteras, no hay dudas de que los escoceses son bastante creativos en cuanto a combatir el exceso de velocidad. [vía BBC]

Advertisement


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.