Foto: Canon USA

Los arco-iris son algo que asociamos a los días con lluvia y Sol y a los cuentos, pero si hay una cosa por la que se caracteriza ese fenómeno meteorológico es porque necesita luz para producirse. Por eso resulta tan increíble que el nuevo sensor de Canon sea capaz de fotografiar un arcoíris... en la oscuridad.

Advertisement

Por supuetso, no hablamos de una oscuridad total. Los ingenieros de Canon todavía no han logrado burlar las leyes de la física. Lo que ocurre es que no hay luz suficiente como para que nuestros ojos o el sensor de una cámara convencional detecte nada. Sin embargo, sí que hay la suficiente luz (el resplandor indirecto de la Luna) como para que este nuevo sensor de Canon capte la refracción en una cascada de agua.

Seg√ļn la compa√Īia, el sensor de tipo CMOS tiene un tama√Īo de p√≠xel 7,5 veces superior a los convencionales. La sensibilidad a la luz del chip pasa de los habituales 3.200 a un equivalente ISO de alrededor de 4,5 millones. Es, en esencia, como ver en la oscuridad. Versiones menos potentes del sensor (ISO 72.000) ya se est√°n usando en sistemas de vigilancia en los que es importante distinguir detalles en la oscuridad.

Advertisement

Canon no ha especificado fecha alguna para la intregración de este tipo de sensores en cámaras comerciales, pero aunque simplemente lleguemos a ver versiones reducidas, ya ofrece unas posibilidades maravillosas pra fotografía nocturna. Tan solo nos queda convencer al espectador de que realmente esas fotos se han tomado de noche. [vía Canon USA]