Imagen: AP

Amazon se fund√≥ el 5 de julio de 1994 y lanz√≥ su tienda online en 1995, permitiendo a las personas comprar libros desde la comodidad de sus hogares. Veinticinco a√Īos despu√©s de su creaci√≥n, Amazon ahora vende de todo, desde portadores de tacos en forma de dinosaurios hasta cepillos que los humanos pueden usar para lamer a sus gatos. Y tendr√≠as que vivir bajo una roca para no saber nada de Amazon.

Pero, ¬Ņqu√© pensaba la gente de Amazon en sus inicios, los d√≠as antes del cepillo? Hoy tenemos una muestra de mediados de los 90 antes de que el fundador Jeff Bezos fuera un multimillonario.

En noviembre de 1995, Knight-Ridder distribuy√≥ un art√≠culo que se public√≥ en peri√≥dicos de todo el pa√≠s, explicando que puede encontrar casi cualquier libro en esta ‚Äútienda de Internet‚ÄĚ llamada Amazon.

Hay una gran librer√≠a nueva en la ciudad y hay una trampa: no la encontrar√°s en ning√ļn mapa de las calles de Seattle. Por tanto, si deseas pasear por sus pasillos y examinar detenidamente la selecci√≥n, tendr√°s que conectarte a Internet.

Advertisement

Por supuesto, conectarse a Internet fue una experiencia mucho más novedosa en 1995. Pero si tenías una conexión ,y millones de estadounidenses se conectaban a Internet a mediados de los 90, tenías acceso a más de 1 millón de títulos.

El art√≠culo de Knight-Ridder not√≥ algunas cosas que podr√≠an ser extra√Īas para las personas en el a√Īo 2019. Primero, puedes pagar con tarjeta de cr√©dito o puedes llamar a un n√ļmero gratuito y dar tu n√ļmero de tarjeta de cr√©dito por tel√©fono. Incluso puedes enviar por fax la informaci√≥n de la tarjeta de cr√©dito si eso es lo tuyo. En segundo lugar, el env√≠o fue de 3 d√≥lares por pedido m√°s 0.95 d√≥lares por libro. Hoy, Amazon tiene env√≠o gratuito para todos los pedidos de m√°s de 25 d√≥lares y para cualquier persona que se suscriba a Prime.¬†

Advertisement

Pero, ¬Ņqu√© pensaba la gente de este nuevo servicio en la supuesta autopista de la informaci√≥n? Lo primero que casi todos mencionaron fue la impresionante selecci√≥n de libros.

Del n√ļmero del 22 de octubre de 1995 del peri√≥dico dem√≥crata Tallahassee:

En una prueba de las habilidades de la empresa, se realiz√≥ una b√ļsqueda de un libro poco conocido de John Steinbeck, ‚ÄúThe Sea of Cortez‚ÄĚ. En segundos, las capacidades de b√ļsqueda de Amazon.com aparecieron como disponibles.

Advertisement

Puede parecer rid√≠culamente mundano en estos d√≠as, pero encontrar un libro raro requiri√≥ un poco m√°s de esfuerzo en la era anterior a la llegada de Amazon. Lo mejor que pudo hacer fue pedirle a su librer√≠a local que lo encargue, pero si est√° agotado, es posible que no tenga suerte. Una de las cosas verdaderamente revolucionarias sobre Amazon, al menos desde la perspectiva de este nerd, fue la capacidad de encontrar libros usados ‚Äč‚Äčen el sitio.

The Wall Street Journal public√≥ un art√≠culo sobre Amazon el 16 de mayo de 1996, en el que describ√≠a a ‚ÄúJeffrey Bezos‚ÄĚ como un ‚Äúprogramador ni√Īo genio en Wall Street‚ÄĚ antes de abrir online. Las personas citadas en el art√≠culo describieron la conveniencia de poder realizar pedidos desde cualquier lugar y los clientes fueron incre√≠blemente leales.

Advertisement

Desde el WSJ:

El Sr. Bezos dice que el 60% de sus pedidos provienen de clientes habituales. ‚ÄúNo es mi estilo ser moderno, pero Amazon es la mejor librer√≠a en la que he estado‚ÄĚ, dice Don K. Pierstorff, un profesor universitario de 60 a√Īos de edad en Costa Mesa, California, quien dice que ha colocado 12 pedidos durante los √ļltimos meses.

Advertisement

En los primeros días de Amazon, Bezos también se daba cuenta constantemente de que no iba a poner fuera del negocio a las librerías tradicionales.

‚ÄúRealmente no estamos compitiendo con las librer√≠as f√≠sicas‚ÄĚ, dijo Bezos al Christian Science Monitor en septiembre de 1996. ‚ÄúLa clave es que a la gente le gusta salir de sus casas. Todav√≠a voy a las librer√≠as f√≠sicas, y no voy a parar. Incluso compro libros all√≠. Me gusta la experiencia t√°ctil‚ÄĚ.¬†

Advertisement

¬ŅA la gente le gusta salir de sus casas? Habla por ti mismo, Jeff. Lo siento, habla por ti mismo.

Para 1997, hab√≠a muchos esc√©pticos que pensaban que Amazon no ser√≠a capaz de quedarse. La compa√Ī√≠a sali√≥ a bolsa el 15 de mayo de 1997 y los detractores se apresuraron a se√Īalar cualquier debilidad percibida en la compa√Ī√≠a. George Colony, de Forrester Research, se refiri√≥ a la compa√Ī√≠a como ‚ÄúAmazon.toast‚ÄĚ. El Wall Street Journal public√≥ el t√≠tulo ‚ÄúAmazon.bomb‚ÄĚ en 1999 despu√©s de que las acciones de la compa√Ī√≠a se hundieran.

Advertisement

Y Slate fue con el titular ‚ÄúAmazon.Con‚ÄĚ para un art√≠culo del 5 de enero de 1997 que pretend√≠a ridiculizar la dificultad de Amazon en comparaci√≥n con la librer√≠a de su vecindario. El autor de esa pieza de Slate fue compartido por dos escritores, Jonathan Chait y Stephen Glass. S√≠, el mismo Jonathan Chait que apoy√≥ el ‚Äúcaso liberal‚ÄĚ por invadir Irak, y Stephen Glass, uno de los m√°s famosos fans de la historia de los periodistas, tan famosos que incluso hicieron una pel√≠cula sobre √©l en 2003 llamada Shattered Glass.

¬ŅQu√© produjeron estas dos grandes mentes? Algunos zingers que ser√≠an considerados poco convincentes incluso por los est√°ndares del patio de una escuela primaria:

De hecho, la ‚Äúmegawarehouse‚ÄĚ de Amazon en el centro de Seattle contiene solo unos 200 t√≠tulos. Cualquier otro libro debe obtenerse de un distribuidor mayorista o del editor. Esto es exactamente lo que hace cualquier librer√≠a tradicional cuando no tiene un libro en stock. La diferencia es que las librer√≠as tradicionales comienzan con m√°s de 200 t√≠tulos en stock. ¬ŅLa librer√≠a m√°s grande de la tierra? M√°s como ‚ÄúEarth‚Äôs Smallest‚ÄĚ.

Advertisement

Otra queja de Chait and Glass fue que pedir un libro de Amazon tomaba demasiados pasos:

Despu√©s de hacer clic en sus compras en un ‚Äúcarrito de compras‚ÄĚ, te dirige a un ‚Äúservidor Netscape seguro‚ÄĚ que cifrar√° la informaci√≥n de tu tarjeta de cr√©dito. Despu√©s de hacer esto, se te dice: ‚ÄúFinalizar tu pedido es f√°cil‚ÄĚ. Nada podr√≠a estar m√°s lejos de la verdad. Amazon, en el fondo, reconoce: ‚ÄúAunque nos hemos esforzado por hacer que este formulario sea f√°cil de usar, sabemos que puede ser bastante confuso la primera vez‚ÄĚ. Los usuarios de Amazon tienen que pasar p√°gina pantalla tras pantalla con los detalles sobre los gastos de env√≠o, normas de reembolso y exenciones de responsabilidad sobre disponibilidad y precios. Luego se te indica que debes esperar entre tres y siete d√≠as despu√©s de que tu libro salga del almac√©n de Amazon. ‚ÄúLa actualizaci√≥n a Next Day Air NO [√©nfasis] significa que recibir√°s tu pedido al d√≠a siguiente‚ÄĚ.

Tiempo total online desde que accedimos a la página de inicio de Amazon hasta que completamos el pedido de libros: 37 minutos y 12 segundos. Sería más corto una vez que lo dominaras.

Advertisement

No se puede complacer a todos, supongo.

Pero Bezos ha sido el √ļltimo en re√≠r, parece. Bezos no solo es la persona m√°s rica del mundo con m√°s de 155 mil millones de d√≥lares, Amazon actualmente controla el 42 por ciento del mercado de libros muertos, el 88.9 por ciento del mercado de libros electr√≥nicos y la mitad de todas las ventas online en Estados Unidos. Amazon controla el 7.7 por ciento de todas las ventas de minorista, online y fuera de internet, en los EE. UU. seg√ļn los √ļltimos informes. Y con la compra de Whole Foods en 2017, ahora es el quinto mayor vendedor de comestibles en el pa√≠s. Y, desde el a√Īo pasado, Amazon Web Services controlaba el 40 por ciento del mercado de la nube.

Advertisement

Amazon ya no es solo para libros, por decir algo. Y ya sea que necesites una berenjena orgánica o, sí, un dispensador de tacos con forma de dinosaurio, Amazon lo tiene.