Captura de pantalla: Garage 54 ENG (YouTube)

En el extraño experimento con automóviles de hoy, el youtuber ruso Vlad suelda 3.000 clavos en la rueda e intenta conducir sobre una superficie de hielo. Esto es lo que sucede con los clavos cuando Vlad los somete al peso total de un Lada 110, y a las cargas dinámicas del insólito escenario.

Lo más extraño de este video es cómo el equipo de Garage 54 ENG trabajó para soldar los clavos a las ruedas. Primero soldaron un poco de chapa metálica a un borde para crear una superficie plana sobre la cual soldar clavos. A partir de ahí, literalmente clavaron cada clavo a las llantas. Uno a uno. Tres mil por rueda. Eso debe haber tomado mucho tiempo.

Con todo, lo lograron. Vlad logró dar una vuelta con estos clavos:

Sea como fuere, los clavos soportaron el peso del vehículo (porque la tensión es una función de la fuerza sobre el área, y con todos esos clavos, hay mucha área). También parecían aguantar cuando Vlad le da al coche un poco de aceleración y da algunos giros poco profundos.

Advertisement

Pero cuando Vlad cambia algo el terreno, los clavos fallaron debajo de las cargas de flexión y el resultado, como se muestra en la imagen de portada, se asemeja más a un puercoespín. Aún así, según el conductor, la configuración dio mucho agarre, lo que no es poco.