La escena ocurrió hace un tiempo en Sudáfrica. Dos hermanas que estaban de visita salieron en coche para realizar un safari por la zona. Las chicas se llevaron una experiencia única en la vida. También aprendieron que cuando hay leones cerca, las puertas del coche deben estar siempre bloqueadas.

Afortunadamente, alguien agarró rápidamente la puerta y la cerró de golpe. Y es que los leones de las zonas turísticas donde se realizan safaris han aprendido con el tiempo a abrir las puertas de los automóviles (si no están bloqueadas). Probablemente no debería ser así, pero es lo que ocurre cuando el hábitat de un animal se convierte en un circo.

De hecho, existen otras escenas similares en los últimos años donde los animales, en la mayoría de ocasiones hambrientos, pasan por los convoy y automóviles con turistas tratando de abrir los vehículos.

Estas cosas no pasaban antes. [Digg]