Ocurri√≥ la semana pasada en el restaurante de sushi Akebono 515 en Des Moines, Iowa. Un hombre entra en el local, se sienta en una mesa apartada y comienza a sacar varias piezas aparentemente de electr√≥nica. Aquel extra√Īo estaba fabricando una bomba delante de todos los clientes.

Seg√ļn explic√≥ posteriormente Ivory Lee Washington, de 40 a√Īos, la idea que ten√≠a en mente era demostrar que vivimos en una sociedad tan despreocupada que pod√≠a sentarse en un lugar p√ļblico y construir una bomba. Cuando Washington llevaba un rato construy√©ndola, el gerente de Akebono not√≥ que estaba enchufando ‚Äúcosas‚ÄĚ, aunque asumi√≥ que solo estaba cargando su tel√©fono.

Un buen rato despu√©s, y en vista de que nadie le hab√≠a hecho el m√°s m√≠nimo caso, Washington decidi√≥ llamar al Departamento de Polic√≠a de Des Moines para informar sobre su comportamiento. Seg√ļn le cont√≥ la polic√≠a a los medios:

El dispositivo era un dispositivo explosivo improvisado que funcionaba. Habría detonado si hubiera elegido hacerlo, y existía el potencial de una detonación accidental, ya que el dispositivo podría haber explotado si se hubiera expuesto a la electricidad estática. Después de las pruebas de diagnóstico, el Escuadrón de Bombas del Departamento de Policía de Des Moines detonó una muestra del explosivo del dispositivo: era legítimo.

Advertisement

La policía ha comunicado también que si hubiera detonado el dispositivo, cualquier cliente que se encontraba a menos de 8 metros de la mesa habría resultado herido, y los que estaban a menos de 3 metros podrían haber muerto.

En cuanto a las razones que dio a las autoridades, Washington les dijo que ‚Äúquer√≠a llamar la atenci√≥n sobre el hecho de que a la sociedad no le importa la seguridad, y tambi√©n para probar la respuesta del departamento de polic√≠a‚ÄĚ. [Vice]