¿Qué pensarías si Facebook, sin tu permiso, hubiera estado manipulando tu timeline para analizar tus reacciones emocionales? Eso es justo lo que la red social ha hecho recientemente con casi 690.000 usuarios: alterar la forma en que les mostraba noticias positivas y negativas para medir sus reacciones. Tras la polémica generada, el responsable del experimento en Facebook ha intentado justificar la iniciativa y pedido disculpas por cómo la ha llevado a cabo.

Advertisement

"La razón por la que hicimos esta investigación es porque nos importa el impacto emocional de Facebook y de la gente que utiliza nuestro producto. [...] Puedo entender por qué algunas personas tienen objeciones al respecto, y mis co-autores y yo sentimos mucho cómo el informe describió la investigación y el ansia que ha causado", ha explicado Adam Kramer, el analista de Facebook responsable de la investigación.

Según Kramer, la red social quería investigar la creencia de que ver noticias positivas de nuestros amigos contribuía a deprimirnos mientras que leer noticias negativas podría hacer que no quisiéramos entrar con tanta frecuencia en Facebook.

Para comprobar si esto era cierto o no, a Kramer se le ocurrió un experimento: seleccionó 689.003 usuarios y los dividió en dos grupos. A un grupo le borró de su timeline todas las noticias positivas que sus amigos iban publicando y a otro las negativas. Esas publicaciones aparecían si visitaban las páginas de sus amigos, pero no se mostraban en su timeline. Ninguno de los casi 690.000 usuarios fueron notificados de que estaban participando en un experimento de este tipo.

Facebook, como no, está cubierto por sus términos de uso, las reglas que aceptamos al abrirnos una cuenta. Cuando nos damos de alta, aceptamos que nuestros datos puedan ser utilizados "para operaciones internas, incluido solucionar problemas, análisis de datos, pruebas, investigación y mejora del servicio" . Y eso es justo lo que argumenta Kramer y Facebook: que han realizado el experimento para intentar mejorar su servicio. "Nuestro objetivo no era molestar a nadie", ha asegurado Kramer en declaraciones adicionales a The Guardian.

Advertisement

Sin embargo, según algún especialista, como James Grimmelmann, profesor de derecho en la Universidad de Maryland, EE.UU., el estudio de Facebook no solo no ético, sino que puede ser ilegal. Según Grimmelmann, para este tipo de investigaciones se requiere el "consentimiento informado" de los usuarios, independientemente de los términos de uso de la red social.

En el estudio de Facebook, publicado recientemente en el medio de divulgación científica PNAS, las conclusiones del experimento contradicen la creencia popular de que ver noticias positivas de nuestros amigos nos puede deprimir. Según el experimento, ver emociones positivas en Facebook acaba impulsando comportamientos y reacciones similares. Curioso que haya sido el propio estudio el que ha generado tantas reacciones negativas contra la red social. [vía Facebook y The Guardian]

Advertisement

Foto: Spencer E Holtaway bajo licencia Creative Commons

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)