Captura: ABC 7 Chicago

En los Estados Unidos hay m√°s de 225.000 kil√≥metros de ferrocarril en manos de la propiedad privada, que son vitales para transportar a miles de millones de personas y mercanc√≠as. Ahora, en Chicago, por donde pasan algunas de estas v√≠as, llega a haber unas temperaturas de hasta -28¬ļ C. Esas temperaturas pueden llegar a ser mortales para los humanos y hacen que se deformen las v√≠as de metal sobre las que pasan los trenes.

Cuando está a varios grados por debajo del punto de congelación, el metal de las vías del tren puede contraerse hasta el punto de que consigue hacer saltar los tornillos que lo mantiene en su sitio, o incluso fracturarse por la tensión. Por ello, los equipos de mantenimiento de las estaciones queman trozos de cuerda empapada en queroseno, de forma que se calienten las vías y recuperen su forma para poder repararlas. Una vez que las vías se hayan calentado, se pueden volver a colocar los tornillos o soldar las partes que se hayan roto. Repetir esta operación es vital para que la red ferroviaria funcione a estas temperaturas tan bajas.

Imagen: Metra

Como se puede ver en el tuit de ABC News, también se repite la misma táctica en los cambios de vía, para proteger estos complicados mecanismos del frío. Por lo general, ya tienen aparatos que evitan que se cierren al congelarse, pero con temperaturas tan sumamente bajas corren el riesgo de fallar.

Advertisement

Es gracioso ver c√≥mo una especie tan avanzada como nosotros aun tiene que recurrir a una t√©cnica tan medieval como calentar con fuego las v√≠as. Pero si funciona, mejor no cambiarla, ¬Ņverdad?

Vía: [trains.com, patch.com, and dnainfo.com]