Hace tanto viento que un avión comercial alcanzó los 1289 km/h volando sobre Estados Unidos

Justin T. Westbrook
50.5K
6
Save
Foto: Ted S. Warren (AP Images)

Un vuelo de Virgin Atlantic que realizó el agotador viaje de Los Ángeles a Londres ayer alcanzó una velocidad respecto a tierra de al menos 1289 km/h gracias a una racha de aire que se movía rápidamente en la corriente en chorro sobre Pensilvania.

Probablemente te estés preguntando cómo, ya que romper la barrera del sonido sobre el continente es ilegal, pero es que no hubo un boom sónico, a pesar de que el avión superara la velocidad requerida para romper la barrera del sonido. Tampoco se trata del Concorde ni de un jet misterioso del que no has oído hablar. Esto es lo que pasó.

Advertisement

Flight Aware informó ayer en su sistema de seguimiento de un Boeing 787-9 que había había alcanzado los 1289 km/h de velocidad respecto al suelo. El hito fue publicado en Twitter por el profesor de meteorología Stu Ostro:

La velocidad de crucero típica para un avión de este tamaño es de solo 900 km/h, lo que está muy lejos de la velocidad del sonido de 1235 km/h. Aunque la velocidad del sonido varía según la altitud, la temperatura del aire y la presión, y esa cifra de 1235 km/h se basa en una lectura a nivel del mar en condiciones estándar. Y es exactamente por eso que no hubo un boom sónico para este vuelo de 1289 km/h. Dejaré que el Washington Post lo explique:

Con una velocidad máxima sobre el centro de Pensilvania, los aviones que vuelan a través de la corriente en chorro serán acelerados o frenados significativamente dependiendo de su dirección de viaje. Es como la pasarela mecánica del aeropuerto. Tienes tu propia velocidad de avance, pero si continúas a esta velocidad en un entorno que se está moviendo, puedes propulsarte a una velocidad impresionante.

[...]

Por lo general, los aviones comerciales no pueden romper la barrera del sonido, ya que no están diseñados para manejar el aumento repentino de la resistencia y otros efectos aerodinámicos asociados con esas velocidades. A pesar de una velocidad de avance tan alta, el avión no estuvo cerca de alcanzar ese umbral porque estaba metido en el aire que se movía rápidamente.

Advertisement

Así que el avión, en este caso, se dejó llevar a esas velocidades por el aire que lo rodeaba, de manera que la velocidad respecto a tierra era más rápida que la velocidad del sonido, pero su velocidad real no lo era. Si no hubiera sido así, el estrés de volar cerca o por encima de la velocidad del sonido ejercería una presión significativa sobre el fuselaje del avión y sus superficies de control, lo que potencialmente provocaría un desastre. Si un avión no tiene la intención de ir más rápido que la velocidad del sonido, entonces no debería.

A pesar de no estar en en la corriente en chorro por mucho tiempo, el avión logró llegar 48 minutos antes a Londres, y se espera que la mayoría de los vuelos con rumbo al este sobre esta zona de Norteamérica tengan tiempos de vuelo más cortos en los próximos días. Por supuesto, cualquier vuelo que vaya en la otra dirección tendrá que luchar contra el viento o dar un rodeo, por lo que se espera que tengan tiempos de vuelo más largos.

Advertisement

Los vientos de la corriente en chorro suelen ser más rápidos en el invierno, informa el Post, debido a las diferencias de temperatura maximizadas entre el norte y el sur de Norteamérica.

Share This Story