Screenshot: YouTube

Si eres de los que prefieres el asiento de ventana o formas parte de ese pequeño reducto de personas muy raras que siempre reservan el asiendo del centro, esta noticia no es para ti. Sin embargo, si eres “pro” asiento de pasillo, aquí viene un truco poco conocido con el que irás más cómodo durante el trayecto.

Ya sea porque te mueves mucho (mi caso), o porque tienes cierta incontinencia y necesitas acudir al aseo cada cierto tiempo, el asiento de pasillo puede ser la mejor opción para viajar en avión. Sin embargo, a no ser que viajes en primera clase o en los asientos con espacio “extra” para las piernas, un vuelo largo puede resultar muy incómodo, además el reposabrazos no nos permite maniobrar bien si tienes las piernas largas.

¿La solución? Resulta que existe un botón oculto debajo del mismo reposabrazos, muy cerca de la bisagra como se aprecia en el vídeo, que te permite levantarlo. Esto te dará un poco más de espacio para el codo y las piernas, aunque tendrás que tener cuidado con los carritos, los niños y el resto de pasajeros que pasan.

Por cierto, si bien este “truco” debería ser útil en vuelos largos o cuando te levantas para cualquier cosa, la función principal de la característica es la seguridad. Al parecer, está opción existe para permitir “un escape rápido y fácil si se necesita realizar una salida de emergencia desde el avión”, según explica Time.

Advertisement

Claro que, si casi nadie sabe que dicho botón existe, su utilidad es bastante dudosa. Ayudemos entre todos a que este post tenga larga vida por la seguridad de los vuelos aéreos. [Time vía Mental Floss]