Muchos actores terminan sus carreras marcados por la interpretación de un papel. De la misma forma, muchos personajes del cine se nos hacen imposibles de imaginar sin la figura del actor que les dio vida. Esto ocurre con Hugh Jackman como Wolverine, una historia que estuvo a punto de romperse.

Y es que en su ya dilatada carrera, y después de formar parte de un gran número de films y personajes, a Jackman siempre le recordaremos como el más famoso de los personajes de X-Men, al menos por ahora.

Más de 16 años como parte del equipo de superhéroes que pudieron ser muchos menos, tal y como ha revelado recientemente. Como explicó en We Got This Covered, Jackman, quien estuvo en Londres a principios de esta semana en su gira de conciertos para The Man. The Music. The Show, habló sobre algunos de los puntos bajos de su carrera.

Sorprendentemente, explicó que casi lo despiden del papel de Marvel, y que fue su esposa quien finalmente lo animó a dejar de preocuparse tanto y seguir sus instintos. Según el actor:

Me dijeron que las cosas no estaban funcionando como esperaban. Estaban a punto de despedirme de mi primera película de Hollywood, la más grande de mi carrera. Estaba enfadado, fui a casa con mi esposa y me quejé, lloriqueando a un nivel olímpico a Deb, mi esposa, y gimiendo sobre esta o aquella persona.

Ella me escuchó con mucha paciencia durante aproximadamente una hora y finalmente dijo: “Mira, creo que debes confiar en ti mismo. Te preocupas demasiado por lo que los demás están pensando. Solo vuelve al personaje, concéntrate en eso, confía en tu instinto ... tú lo tienes”. Para mí eso fue amor. Alguien que cree en ti cuando no crees completamente en ti mismo.

Advertisement

X-Men fue el tercer papel de Jackman en una película, y como explica, su primera película de Hollywood. Por cierto, el actor no fue la primera opción del estudio para interpretar a Wolverine. Fox originalmente había querido al actor escocés Dougray Scott. [Mental Floss]