IBM ha anunciado hoy que adquirirá todas las acciones emitidas y en circulación de Red Hat por 190 dólares, lo que representa un total de $34.000 millones. Tras la compra, la histórica compañía tecnológica se convertirá en el principal proveedor de nube híbrida del mercado.

Una nube híbrida es un entorno virtual que consta de una nuble pública y una nube privada; es decir, de servidores administrados por terceros y servidores que pertenecen a la empresa que utiliza la nube. Este tipo de configuración permite reducir costes al tiempo que simplifica la escalabilidad de un proyecto y minimiza la exposición de los datos.

La nube híbrida es un mercado en crecimiento de un billón de dólares. Al comprar Red Hat, IBM no solo se convierte en el principal proveedor del mercado sino que lo hace con un enfoque abierto y respaldado por miles de desarrolladores que crean la infraestructura y ponen a prueba su seguridad.

Red Hat seguirá operando como una unidad individual dentro del equipo de nube híbrida de IBM. El histórico movimiento dejará patentes dos cosas: por un lado, la importancia que ha adquirido la nube para empresas tecnológicas míticas como IBM y, por otro, el valor cada vez más grande del software libre en un mundo que parecía ir en la otra dirección.