Tal y como explica CBC News en Canadá, por alguna razón que nadie acierta a entender, los conductores de un parking en Calgary (Alberta) acaban golpeando sus vehículos en la misma roca gigante, visible y rodeada de bordillos pintados de amarillo. ¿Qué demonios está pasando?

¿Cómo llegó la roca hasta allí? Al parecer, entre los bordillos pintados no había nada hasta hace poco, razón por la que los conductores solían atascarse en la isleta. La solución del centro de reciclaje Sage Hill Bottle Depot para evitar que la gente conduzca por la acera fue poner un gran obstáculo: la maldita roca que “atrae” a los coches.

Lo curioso es que todo ha ocurrido en el transcurso de una semana. El primer vehículo en enredarse con la dichosa roca y estrellarse con ella fue un Toyota SUV negro el pasado sábado. El residente Mark Nguyen conducía hacia el estacionamiento con su familia cuando vio por primera vez a la policía y el SUV accidentado. Tomó algunas fotos y las publicó en Sage Hill Chat, un grupo de Facebook para residentes locales.

Al Toyota le han seguido otros dos coches, es decir, en total tenemos tres vehículos que han intentado enfrentarse a The Rock y han perdido la batalla, situación que ha convertido a la piedra en toda una celebridad local desde la página de la red social, sobre todo a medida que aparecían más fotos de los otros vehículos accidentados.

Advertisement

Por cierto, el centro de reciclaje ha decidido quitarla de la isleta para evitar más accidentes, situación que ha supuesto un varapalo para los fans de la roca en Facebook, “¡Es demasiado entretenido!” o “Pobre roca incomprendida”, han comentado algunos usuarios.

De hecho, el administrador del grupo, Brangwyn Jones, ha explicado que “se ha convertido en parte de nosotros”, al tiempo que promovía el hashtag #savetherock en la red social con el propósito de retener esta maravillosa y perfecta roca gigante (y muy visible). [CBC News]