Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

A este hombre le tocó la lotería de la forma más inesperada: con un meteorito que cayó sobre su casa

Ilustración para el artículo titulado
Imagen: Facebook/Josua Hutagalung

¿Qué probabilidades hay de que te caiga un meteorito en el techo de tu casa, no te ocurra nada, y con ello te hagas millonario? Ahora sabemos que existe al menos una posibilidad, la que le ocurrió a Josua Hutagalung en su casa en el norte de Sumatra.

Advertisement

Cuenta el hombre, fabricante de ataúdes indonesio, que el meteorito de aproximadamente el tamaño de una pelota de fútbol atravesó el techo dejando un pequeño agujero. “Cuando la levanté, la roca estaba caliente”, dijo a Gulf News. “El sonido era tan fuerte que también temblaron partes de la casa”.

Tras el incidente, Hutagalung no sabía lo valiosa que podía ser aquella roca, sin embargo, unos días después optó por llevarla y que la inspeccionaran profesionales. Hutagalung se reunió con varios expertos y le dijeron que la roca cósmica era considerada una de las más valiosas para los científicos.

Los meteoritos tienen un precio por gramo y pueden costar entre 0.50 y 5 dólares por gramo. Sin embargo, aquellos con propiedades más raras pueden venderse por hasta 1.000 dólares el gramo. Los expertos identificaron la roca de algo más de 2 kilos como una de esas variedades.

Advertisement
undefined
Imagen: Facebook/Josua Hutagalung

El meteorito fue identificado finalmente como una Condrita carbonosa CM1 / 2, un tipo extremadamente raro que se estima tiene unos 4.500 millones de años, lo que la convierte en uno de los meteoritos más importantes hasta la fecha. De hecho, la roca es tan valiosa que incluso el experto en meteoritos de Estados Unidos, Jared Collins, ayudó en la venta a Josua.

Advertisement
undefined
Imagen: Facebook/Josua Hutagalung

Finalmente, la piedra se valoró en 857 dólares el gramo, aunque Hutagalung no tenía intención de venderla en piezas, por lo que acordó un intercambio completo con el propio Collins de 1,85 millones de dólares. Su destino final: un médico y coleccionista de Indianápolis. Además, tres fragmentos que se habían desprendido de la roca mientras ardía a través de la atmósfera terrestre se encontraron más tarde a unos pocos kilómetros de la casa de Hutagalung.

Advertisement
undefined
Imagen: Facebook/Josua Hutagalung

Para Thomas Djamaluddin, director de la Agencia Nacional de Aeronáutica y Espacio en Lapan, Indonesia, la improbabilidad estadística de un aterrizaje de este tipo en una zona residencial en sí es asombrosa. Por su parte, Hutagalung, ahora millonario, ha explicado que va a ver cumplido su sueño: construir una iglesia. [New York Post]

私たちは、ギズモードが大好き

Share This Story

Get our newsletter