Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Juego de Tronos lo quema todo sin piedad en su noveno episodio

Ilustración para el artículo titulado

En cada una de sus temporadas, Juego de Tronos nos sorprende (y horroriza) en el noveno episodio. Este año no fue excepción, y la serie nos ofreció un episodio protagonizado por dos momentos fascinantes: uno de horror, y otro completamente épico, ante un inevitable final de temporada cada vez más cerca. “Danza de Dragones” fue un episodio brutal, del que hablaremos por mucho tiempo.

Advertisement

A continuación analizaremos al detalle el noveno episodio de la quinta temporada de Juego de Tronos. Recomendamos estar al día con la serie antes de leer para evitar spoilers de los acontecimientos del episodio. Eso sí, aquí analizamos la serie y solamente la serie de televisión, no los libros.

Advertisement

La noche es oscura, y alberga horrores

Juego de Tronos no deja de sorprenderme. El episodio de anoche cruzó una barrera que por un momento pensé que nunca cruzarían, hasta que luego recordé que ya había sucedido algo así, solo que no con un personaje principal, o mejor dicho, no a alguien que le habíamos tomado “cariño” ya, como a Shireen Baratheon.

Advertisement

El sacrificio de Shireen es una de las escenas más crudas y espeluznantes que he visto en una serie de televisión, en toda mi vida. La forma en la que la extendieron mostrando al enfermo de su padre cerrando los ojos como diciéndose a sí mismo “esto es necesario”, y a su despreciable madre que siempre la trató tan mal y la rechazó, solo para al final sentir ese instinto maternal que la hizo llorar y gritar por su hija, para nada.

Ilustración para el artículo titulado
Advertisement

Toda la temporada nos ha estado preparando para esto; nos ha hecho guiños acerca del despreciable final que tendría la vida de la pobre Shireen. Aquella escena en la que su padre le decía con toda la firmeza del mundo que ella es su hija, una Baratheon, y le contaba cómo sufrió y movió cielo y tierra para salvarla de esa terrible enfermedad que dejó marcado su rostro de por vida... Todo esto fue con el único fin de recordarnos que Stannis sí ama a su hija, y aún así, decidió sacrificarla.

Y durante temporadas vimos a Ser Davos hablar con tanta ternura con esa niña, esa princesa inocente cuya madre mantenía encerrada en una torre para que nadie la viera, con vergüenza. Ser Davos fue enviado lejos para que no interviniera en el sacrificio, y sobre todo, porque a Stannis le daba vergüenza lo que hacía con él, con su más fiel caballero. De cualquier forma, el mal está hecho, y lo peor fue que parece dio resultado. El hielo se está derritiendo y Stannis podrá avanzar hacia su conquista de Winterfell. La mujer de rojo parece que tuvo razón, como siempre.

Advertisement
Ilustración para el artículo titulado

Además de que esto no justifica ese hecho tan vil y cómo duró la escena tantos segundos llenos de gritos de dolor y desesperación de una niña (que primero llamó a su padre, sin caer en cuenta que él era quien la había sacrificado), Juego de Tronos nos recuerda una cosa muy importante: aquí nadie es bueno, nadie, y no nos debemos encariñar mucho con los personajes por una de dos razones:

  1. O los matan, incluso cuando parecían ser el único personaje inocente y bueno de toda la serie... como Shireen.
  2. O nos engañan durante una o dos temporadas haciéndonos creer que son buenos, para que olvidemos que en realidad son una basura de persona, como Stannis.
Advertisement

Porque eso fue justamente lo que sucedió con el Rey Baratheon. Salvó a la Guardia de la Noche al final de la temporada anterior y, aunque quemó a Mance Rayder, demostró sentir respeto por Snow y admirar a su padre. Eso nos hizo pensar a muchos que este hombre sí que es noble, este hombre puede ser el Rey que de verdad necesita Westeros. Pero, ¿acaso nadie se acordaba de que en su isla quemó a cualquier persona que no jurara lealtad a un nuevo dios? Claro, la diferencia es que no conocíamos a ninguna de esas personas, era solo gente random que gritaba desde una paila de fuego. Al matar a su hija caímos en cuenta de quien es Stannis: otro ser despreciable más parte de un “juego de tronos”.

Advertisement

Tanto George R.R. Martin como los responsables de la serie gustan de recordarnos que no debemos pensar bien de nadie, por que todos, absolutamente todos en este mundo, tienen un lado malvado, y uno bastante despreciable.

Ilustración para el artículo titulado
Advertisement

La segunda ocasión que protagonizó el episodio, cómo no, fue su final. Daenerys y su dragón. La Madre de Dragones finalmente volvió a estar acompañada de su hijo, y como nunca antes. Mientras que en aquella temporada en la que liberó al ejército de “Inmaculados” un Drogon bebé incineraba a uno de los esclavistas, no habíamos visto jamás tanta acción protagonizada por un dragón.

Todos los reyes son carniceros, o se convierten en la carne

A Khaleesi se le salieron las cosas de las manos, y esto pudo evitarse si de verdad hubiese actuado como una Reina. Porque Daario Naharis bien se lo dijo: “Todos los reyes o son carniceros o son la carne”, no hay un punto medio. Daenerys quiso controlar a su pueblo con “pan y circo” y no lo logró. Lo único que podía detener a los “Hijos de la Arpía” era tener mano dura, sino una rebelión iba a suceder tarde o temprano. Daenerys iba a morir, sí o sí, en el episodio de anoche... de no ser por la llegada de Drogon, quien fue a salvar a su madre.

Advertisement

Los últimos quince minutos del episodio fueron tan épicos que, por un momento, me olvidé del sacrificio que acababa de presenciar. Ser Jorah tan noble (y perdidamente enamorado) como siempre se robó el espectáculo, casi tanto como el dragón. De pelear por su Reina, en el nombre de su Reina, pasó a salvar a su Reina, y de no ser porque mataron al “noble” que se iba a casar con Daenerys todos habríamos pensado que él era el responsable de la revuelta.

Ilustración para el artículo titulado
Advertisement

El momento con el que cerró el episodio fue brillante, no solo por lo emocionante que fue ver a Daenerys volar sobre Drogon (aunque los efectos especiales fallaron un poco en este momento, la verdad), sino por lo que significó. Los Targaryen son reconocidos por haber realizado todas sus conquistas volando sobre un dragón. Este momento significó para Daenerys que está lista, de nuevo es la madre de dragones y en cualquier momento puede comenzar su ataque sobre Westeros. O bueno, siempre y cuando quede alguien vivo de los que le acompaña, porque aunque Drogon cocinó a unos cuantos hijos de la Arpía, lo cierto es que Dany dejó a Jorah, Tyrion y todos los demás allí, y se fue volando. ¿Debemos asumir que siguen vivos? Eso espero.

Durante años me he quejado de que la historia de Daenerys se había hecho bastante aburrida y repetitiva. Le faltaba madurez a la única sobreviviente de los Targaryen, tanto a ella como a sus tres hijos. Y la madurez ha llegado. Dany, al asegurarle al que iba a ser su esposo que “de ser necesario destruiría esta ciudad por completo”, ya no es la niña inocente que era hasta hace un par de episodios, no, ahora es una mujer madura, una Reina, y los reyes son carniceros o son carne. Sobre todo en este mundo de Hielo y Fuego.

Advertisement
Ilustración para el artículo titulado

El noveno episodio de la quinta temporada fue brillante, y aunque la batalla contra el ejército de muertos y Caminantes Blancos del episodio anterior sigue siendo el momento más épico en la serie, Juego de Tronos nos recuerda que la crudeza, la maldad y la muerte son constantes en esta lucha por un trono hecho de espadas, y es a lo único que debemos acostumbrarnos, no a los personajes.

Advertisement

El episodio final de temporada tiene pendiente atar muchos cabos: darle un final digno a esta historia de Arya que ha pasado a un segundo plano completo (sobre todo cuando no termina de hacer lo que “un hombre” le dice), Brienne de Tarth, la “salvadora” de Sansa Stark, no ha aparecido más en mucho tiempo, y finalmente, la historia de Dorne y los Martell ha sido tan insignificante para la serie que es una lástima, dado que todos extrañamos al bueno de Oberyn.

Y más importante, ¿se saldrá la “fe” con la suya y matará a Cersei y Margaery, o Tommen entenderá que tiene que hacerse “carnicero” para salvarlas?

Advertisement

Solo queda un domingo para conocer la respuesta, y luego esperar otro año más por el regreso de una de las mejores series de televisión que ha.

Advertisement

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)

Share This Story

Get our newsletter