Kasparov en 1997 en el enfrentamiento contra Deep Blue. AP

El gran maestro de ajedrez, Garry Kasparov, cuenta en una larga entrevista en Business Insider cómo ve el futuro de los humanos en el campo del juego conforme avanza de forma irremediable el desarrollo de las máquinas. El maestro augura un futuro cercano con un claro ganador.

En realidad, Kasparov cuenta que hace 20 a√Īos ya lo vio venir. Cuando perdi√≥ contra Deep Blue de IBM, la computadora de ajedrez m√°s poderosa de su √©poca. Entonces supo que los humanos estaban condenados, algo quiz√°s obvio actualmente, pero no tanto en aquella √©poca donde se trataba del comienzo de ese avance. Seg√ļn el maestro de ajedrez:

Entonces me di cuenta por primera vez de que los humanos estaban ‚Äúcondenados‚ÄĚ en el campo de los juegos como el ajedrez. Pude ver la tendencia, una calle en un solo sentido. Por eso no estoy sorprendido de ver el √©xito de AlphaGo, o la IA de Dota de Elon Musk, porque incluso con el conocimiento limitado que estas m√°quinas reciben, tienen el objetivo, eso es suficiente para que las m√°quinas alcancen un nivel que es imposible para los humanos.

Para Kasparov, la ventaja de una IA siempre va a partir del ‚Äúfallo‚ÄĚ humano. El hecho de que el hombre cometa errores le da una clara ventaja √ļnicamente con no cometerlos, ‚Äúlos humanos est√°n preparados para cometer errores porque nosotros, incluso los mejores en algunos campos, en el ajedrez o en el golf o en cualquier otro juego, no podemos tener la misma mano firme que una m√°quina‚ÄĚ.¬†

Kasparov en 1997 en el enfrentamiento contra Deep Blue. AP

Además, explica que hay otra clave que deja en clara desventaja al humano de la máquina: el cansancio psicológico. Kasparov opina que en un juego como el ajedrez, y en torneos donde el nivel es superior, por muy buenos que sean, hay un componente que acaba decidiendo todos los enfrentamientos, las imprecisiones producto del cansancio, lo que finalmente hace bajar la guardia a los contrincantes:

Mientras que en el juego humano a veces no importa demasiado que se produzcan ciertos errores, la mayoría se devuelven, frente a una máquina la partida se cierra rápidamente. En general, los juegos son sistemas cerrados, y automáticamente dan a las máquinas una ventaja. Hoy las máquinas son absolutamente monstruosas. Son mucho más fuertes que Magnus Carlsen, y una aplicación gratuita de ajedrez en tu móvil es probablemente más fuerte que Deep Blue.

Advertisement

Finalmente, Kasparov termina hablando del avance de la IA en t√©rminos de aprendizaje profundo, donde la m√°quina tiene que aprender por s√≠ misma y no es solo ‚Äúfuerza bruta‚ÄĚ. Ah√≠ s√≠ ve un problema, ya que ‚Äúse trata de identificar el objetivo, y las m√°quinas pueden resolver cualquier problema, pero por ahora no saben qu√© problema es el relevante. As√≠ que veo en el futuro previsible muy pocas posibilidades, si es que hay alguna, de que las m√°quinas tengan una intenci√≥n‚ÄĚ. [BusinessInsider]