El líder supremo de Corea del Norte, Kim Jong-un, y el presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, se reunirån mañana del lado surcoreano de la península en la tercera cumbre de las dos Coreas desde la Segunda Guerra Mundial. Como cada vez que viaja, Kim Jong-un se llevarå su propio retrete.

“En lugar de usar un baño pĂșblico, el lĂ­der de Corea del Norte tiene un inodoro personal que lo sigue cuando viaja”, explicĂł al Wall Street Journal Lee Yun-keol, un desertor norcoreano que trabajĂł en una unidad de la guardia de seguridad presidencial. “Las excreciones del lĂ­der contienen informaciĂłn sobre su estado de salud que no debe quedar atrĂĄs”, añadiĂł.

SegĂșn Daily NK, un inodoro personal acompaña a Kim Jong-un en todas sus visitas a fĂĄbricas estatales y bases militares, no solo cuando viaja en tren, sino en cualquier vehĂ­culo pequeño o mediano a su disposiciĂłn:

“Los retretes estĂĄn incluso en vehĂ­culos especiales diseñados para terrenos montañosos o la nieve”, dijo una fuente en la provincia de Pyongan Sur cercana al Comando Escolta que se encarga de proteger al lĂ­der. “Hay varios vehĂ­culos dentro del convoy para que la gente no pueda decir en cuĂĄl se encuentra, y hay un automĂłvil separado que actĂșa como su baño”.

Una fuente adicional cercana a las operaciones del Comando Escolta corroborĂł esta noticia: “Tiene que viajar por todo el paĂ­s para recibir orientaciĂłn sobre el terreno, por lo que siempre debe haber un baño personal exclusivo para lĂ­der supremo Kim Jong-un”, explicĂł la fuente. “Es impensable una sociedad basada en un lĂ­der supremo que tenga que usar un baño pĂșblico solo porque viaja por todo el paĂ­s”.

Advertisement

De acuerdo con el diario, existe un protocolo de seguridad para las veces que el líder no ha podido ir al baño por la mañana o necesita evacuar en mitad de un viaje. Se dice que su séquito tiene estrictamente prohibido usar sus retretes (con fuertes castigos para los desobedientes) y que hay un orinal disponible en su Mercedes para cuando viaja por carretera.

El asunto es un secreto de Estado que parece estar relacionado con la percepción de deidad que tienen los norcoreanos de su líder, pero también con un asunto de seguridad nacional: la orina y la materia fecal de Kim Jong-un recibe exåmenes periódicos para garantizar que el líder supremo no tenga enfermedades y goce de un buen estado de salud. [Quartz]