Por mucho que la realidad virtual haya avanzado, a√ļn est√° a a√Īos luz de lo que la realidad, propiamente dicha, nos puede ofrecer. Dos desprevenidos j√≥venes lo han descubierto despu√©s de participar en un simulador de realidad virtual que promet√≠a las sensaciones de conducir a toda velocidad. Solo que no era un simulador.

Esta elaborada broma es obra de Seat, que ha invitado a varios fans en Ginebra a participar en lo que ellos creían que era un simulador de realidad virtual extremo. En realidad estaban viajando a bordo del nuevo Seat León Cupra, pilotado por especialistas en un circuito cerrado.

Para que la broma fuera perfecta, el coche ten√≠a las ventanillas tapadas. La √ļnica conexi√≥n con el exterior eran unos monitores conectados a un grupo de c√°maras sobre el cap√≥ del coche. Las reacciones de los protagonistas de esta simp√°tica campa√Īa son impagables. [Mate Petrany]