Ilustración: Ron Miller

Hoy la Luna es una bola √°rida y silenciosa cubierta de polvo, pero hubo un tiempo en el que nuestro sat√©lite era muy diferente. Hace 3.500 millones de a√Īos, la Luna ten√≠a masivas erupciones volc√°nicas que la otorgaron su propia atm√≥sfera y un clima que dur√≥ unos 70 millones de a√Īos.

Que la Luna ha estado surcada por una intensa actividad volcánica es algo que ya se sabía y de lo que queda constancia en su actual orografía. El Mare Imbrium, por ejemplo, fue un vasto campo de lava en su día. Toda esta actividad emitió toneladas de vapores de sodio y silicio que formaron una atmósfera, pero hasta ahora nadie había calculado su densidad.

Advertisement

Debra Needham y David Kring, del Instituto Lunar y Planetario de Houston, Texas, han hecho esos c√°lculos en funci√≥n del volumen de lava de la superficie. Seg√ļn la actividad volc√°nica, la Luna tuvo una presi√≥n atmosf√©rica de un 1% la terrestre gracias a la emisi√≥n de unos 10.000 millones de toneladas de gas. La nota predominante en ese entorno eran los vientos huracanados, que pod√≠an transportar las part√≠culas en suspensi√≥n a gran velocidad como en una permanente tormenta de arena.

La falta de un campo gravitatorio fuerte acab√≥ por disipar esa atm√≥sfera. Lo que no se perdi√≥ en el espacio se congel√≥ en los polos lunares. En unos 70 millones de a√Īos, toda la atm√≥sfera de nuestro sat√©lite desapareci√≥ por completo. No obstante, el estudio es importante para entender mejor c√≥mo se forman las atm√≥sferas en otros planetas. [v√≠a New Scientist]