¿El mundo al revés? Hasta hace no mucho, la idea general era que China es el principal suministrador de componentes para dispositivos electrónicos como teléfonos móviles que después se fabricaban en otros países. Sin embargo, la realidad no es tan uniforme. El boom de los smartphones chinos se nutre de componentes fabricados en Japón. En algunos casos, las piezas de origen japonés suponen la mitad del smartphone.

El Wall Street Journal repasa las cifras de esta boyante industria no tan conocida como la de gigantes como Sony o Toshiba. En Japón, suministradores de componentes como Murata Manufacturing, Japan Display, TDK, o Kyocera están hadiendo al agosto fabricando pantallas, capacitadores, antenas y todo tipo de componentes para marcas Chinas.

Hasta Sharp o Sony participan de este jugoso mercado, el primero fabricando pantallas y el segundo sensores de cámara. Tsuneo Murata, CEO de Murata Manufacturing, reconoce trabajar para todos los grandes fabricantes chinos de smartphones. En algunos casos, explica Murata, los componentes no fabricados en China, sino en Japón, suponen casi la mitad del dispositivo.

El mercado japonés de componentes de alta gama crece a un ritmo de en torno al 19% anual. Solo Murata ha visto incrementadas sus ventas en un 90% en los últimos cinco años. Los destinatarios son smartphones chinos de marcas como Xiaomi, Huawei, Lenovo o ZTE. Del "Hecho en China", estamos pasando al "Hecho en Japón, ensamblado en China". [vía Wall Street Journal]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)