La Nintendo Switch Lite es uno de los mejores dispositivos de juegos portátiles que he usado en mi vida. Es resistente, elegante y cómoda. Nace con un catálogo que ya tiene más de 2.500 juegos disponibles. Si todo lo que buscas de Nintendo Switch es que sea una consola personal y portátil, es perfecta. ¿Pero es eso todo lo que buscas?

Desde su primer tráiler, con sus fiestas en azoteas, viajes en autos y torneos de eSports, la Nintendo Switch de 300 dólares ha sido un dispositivo que no solo se basa en qué juegos se pueden disfrutar en ella, sino también en cómo jugarlos. La posibilidad de jugar en modo portátil es parte de esto, pero también lo es conectarse a un televisor de alta definición en el salón de la casa, o separar un Joy-Con y pasárselo a un amigo de una forma tan fácil como compartir un dulce. Esos pequeños y sorprendentes mandos extraíbles, combinados con características de hardware como la vibración de alta definición y las cámaras infrarrojas, permiten a Nintendo explorar nuevas formas de combinar la actividad del mundo real y los juegos, mediante productos como Labo y el nuevo Ring-Con. La versatilidad es lo que define la Switch.

Sin embargo, la Switch Lite de 200 dólares no es un dispositivo de juego versátil. Solamente permite jugar juegos de Switch en modo portátil, no es compatible con el modo de televisión. Si bien se pueden comprar más Joy-Cons y conectarlos a la Lite, la pantalla más pequeña de la consola (5,5 pulgadas en lugar de las 6,2 del modelo estándar) y la falta de un soporte integrado hacen que jugar en la mesa sea complicado. Tampoco tiene vibración ni cámara infrarroja. Eso sí, sigue siendo compatible con NFC para el soporte de Amiibo, y tiene acelerómetro y giroscopio incorporados para el control de movimiento, por lo que no se han eliminado todas las características adicionales de la Switch original. Pero la mayoría de ellos sí han desaparecido. Como se ha señalado una y otra vez desde que se anunció en julio, no hay mucho “switch” en la Switch Lite.

Aunque yo no lo veo de ese modo, muchos consideran que la Switch Lite es la sucesora de la Nintendo 3DS, el sistema de juegos portátil de doble pantalla que se ha aferrado desesperadamente a la vida desde que se lanzó la Switch a principios de 2017, y hoy en día está casi muerta. Entiendo la comparación. Tanto la 3DS como la Switch Lite son dispositivos diseñados exclusivamente para juegos portátiles. Pero donde mientras que la 3DS y sus otras versiones tenían su propio ecosistema de juegos únicos, la mayoría de los cuales no se pueden jugar en ningún otro lado, la Switch Lite juega juegos de Switch. Para mí, la Switch Lite es para la Switch lo mismo que la 2DS es para la 3DS. Ambas juegan los mismos juegos, pero una es más barato y desprovista de características que a algunos jugadores ni siquiera le interesaban en primer lugar.

Pero no cambiaría mi 2DS XL por una Switch Lite.

Advertisement

El encuentro de las consolas portátiles de Nintendo.
Foto: Mike Fahey (Kotaku)

Si lo juzgamos estrictamente como un sistema de juego personal portátil, la Switch Lite es mejor que la Switch original. Es más compacta, lo que la hace más portátil. Como no tiene partes extraíbles, la Switch Lite se siente mucho más sólida y resistente que la Switch normal en modo portátil, a pesar de que pesa un poco menos. El plástico que conforma la carcasa de la Switch Lite tiene una textura suave y ligeramente rugosa que se siente fantástico en la punta de los dedos. Los tres colores que Nintendo eligió para el lote inicial de Switch Lites, amarillo, gris y turquesa, le dan al dispositivo un aspecto divertido y retro.

La duración de la batería es un poco mayor que la de mi Switch de lanzamiento, aunque no tanto como en los modelos renovados de la Switch original. Y después tenemos el D-pad, esa pequeña cruz blanca encantadora en lugar de los botones pequeños de la Switch normal. He estado jugando con la Switch Lite durante varios días, y cada vez que mi pulgar roza ese D-pad todavía hay una pequeña explosión de alegría. Es solo un poco más grande que el D-pad en mi 2DS XL e igual de superficial, pero es lo suficientemente sensible y, más importante, no son cuatro piezas de plástico redondo desconectadas.

El glorioso D-pad.
Foto: Mike Fahey (Kotaku)

Como sistema portátil, el único inconveniente real de la Switch Lite es el tamaño de la pantalla. La mayoría de las veces, la diferencia de 0,7 pulgadas entre la Switch regular y la Switch Lite más pequeña no es un problema ... Pero cuando juego juegos como Fire Emblem: Three Houses, recientemente calificado en Kotaku como uno de los juegos de Switch que son “extremadamente buenos pero con textos muy pequeños”, mis pobres y viejos ojos se tienen que esforzar aún más en la Lite. Tal vez el lanzamiento de una Switch solo portátil con una pantalla más pequeña hará que los desarrolladores sean más conscientes de los textos pequeños. O tal vez solo tendremos que entrecerrar más los ojos al intentar leer.

Si mi único deseo fuera jugar juegos en modo portátil, sin duda elegiría la Switch Lite en lugar de la Switch normal. Es 100 dólares más barata, juega todos los juegos que quiero jugar, se ve y se siente mejor en mis manos, y es imposible que mis dedos grandes desconecten accidentalmente un Joy-Con durante una partida intensa. (Sí, me ha pasado).

Advertisement

Pero la original hace muchas cosas geniales que la Switch Lite no hace, cosas a las que me he acostumbrado y ahora me siento incómodo sin ellas. Compartir mis Joy-Cons para jugar juegos multijugador es una función de Switch que casi nunca uso, pero cuando lo he hecho he disfrutado de algunos momentos bastante mágicos. Jugar para mi suele ser algo personal e individual, pero la capacidad de hacerlo social con el clic de mi Switch significa que no tiene que ser así.

¿Ser capaz de poner la consola en una base y que aparezca el juego que estaba jugando en mi televisor, pero luciendo aún mejor que en mis manos? Sí, también es una función genial. Puede que no parezca un gran salto, el pasar de una pequeña pantalla de 720p a una gran pantalla de 1080p, pero la mayor resolución junto con la mayor potencia de procesamiento de la Switch cuando está acoplado en la base puede marcar una gran diferencia. Aquí hay una captura de pantalla que tomé del reciente juego exclusivo Switch de Astral Chain en modo acoplado a la base.

Y aquí hay una foto similar tomada en modo portátil.

¿Ves el pelo y las gafas de aspecto irregular? Ahora compara las texturas de los uniformes. Sí, el cambio es enorme. Y aunque la diferencia gráfica puede no parecer tan dramática cuando se juega en una pantalla de 5,5 pulgadas, muchos juegos de Switch también funcionan mejor en modo acoplado, con mejores efectos de iluminación y velocidades de cuadros más altas. Incluso si el 99% de mi usa de la Switch es portátil, todavía me pregunto si estoy aprovechando al máximo los juegos que estoy jugando con la Switch Lite.

Advertisement

Además, la Switch Lite carece de una característica muy importante para una persona como yo que disfruta compartir sus partidas en la web. No tiene soporte HDMI externo. Eso no solo significa que no hay modo de TV, sino también que no se puede conectar a una tarjeta de captura de imágenes o transmitir vía streaming. Pasé años dando vueltas a la idea de gastar cientos de dólares para modificar mi Nintendo 3DS con un puerto HDMI para grabación y transmisión, lo que significa que pagar 100 dólares más para poder comprar una Switch que sí posea esa capacidad incluida tiene mucho sentido para mí.

Aquí se ve la funda protectora Duraflexi de Hori.
Foto: Mike Fahey (Kotaku)

Quizás en tu caso puedas ver el atractivo de los dos modelos de Switch, y consideres comprar ambas para obtener lo mejor de ambos mundos. Actualmente poseo una Switch y una Switch Lite. Mi plan es mantener el modelo original, con su construcción más delicada y potencia extra, conectado definitivamente a su base para jugar en la televisión. En el caso de la Switch Lite más resistente y portátil se convertirá en mi compañera de viaje, metida en su pequeña bolsa azul y envuelto de forma segura en una cubierta protectora que nunca tendré que quitar para desconectar un Joy-Con.

He configurado mi cuenta Nintendo en ambos dispositivos. La Switch Lite está designada como Switch “principal” en mi cuenta, lo que significa que no tengo que conectarme a Internet para verificar que tengo permiso para jugar juegos cargados en la consola. Mi Switch acoplada “secundaria” tiene que conectarse a Internet antes de jugar un juego, para verificar que actualmente no tengo ese juego en la Switch primario. Eso no es problema, ya que nunca sale del alcance de mi Wi-Fi.

No te preocupes, tus manos probablemente son más pequeñas.
Foto: Mike Fahey (Kotaku)

La transferencia de datos guardados entre dos Switch es un proceso bastante sencillo, y se realiza desde el menú de Configuración. Mientras las partidas guardadas pertenezcan al mismo usuario, puedes transferirlas de forma inalámbrica. Los guardados en la nube también se pueden descargar entre sistemas, siempre que el juego que se esté guardando sea compatible con la función. Alternativamente, también puedes optar por no transferir los guardados si así lo deseas, manteniendo registros únicos en cada consola. Eso solo significaría que tengo que nivelar dos personajes de Puzzle Quest a la vez. Oh no. Eso no.

Advertisement

Pero siendo sincero, no necesito dos Switch. Y probablemente tú tampoco. Pero si deseas agregar otra Switch a la colección de juegos de tu familia, algo que tus hijos puedan maltratar un poco más al arrojarla en sus mochilas o en la cara de sus hermanos, la Lite podría ser la respuesta. Y hay personas por ahí que nunca conectan sus Switch a la TV o separan los Joy-Cons que estarán perfectamente felices de jugar sus juegos exclusivamente en una Switch Lite. Pero en realidad está lejos de ser un reemplazo absoluto para la Switch original.

Foto: Heather Alexandra (Kotaku)

Cuando mencioné al comenzar este análisis, Switch Lite uno de los mejores dispositivos portátiles para juegos que he usado. Es más grande y se siente más convencional que la 3DS. Es más resistente y actual que la preciosa Vita de Sony. Es el tipo de hardware para juegos que no me sentiría mal simplemente arrojando en una mochila sin protección. Es una consola de videojuegos en la palma de tu mano, y puedes sacarla durante una fiesta en la azotea sin sentirte obligado a compartir.