Foto: Sam Rutherford (Gizmodo)

Dado que compré una Nintendo Switch en su lanzamiento, tengo mucha curiosidad sobre la nueva Switch Lite. Después de todo, la Switch estándar de 300 dólares puede hacer lo mismo que la Switch Lite (y más). La Switch Lite de 200 dólares pierde la capacidad de emitir video a un televisor o desconectar los mandos de control a cambio de 100 dólares menos en su precio.

Advertisement

Sin embargo, después de tener la oportunidad de probar la Switch Lite en un evento de Nintendo, pude llegar a una conclusión: la Switch Lite es mucho mejor de lo que imaginaba.

Muchas personas (incluyéndome), suelen equivocarse al pensar que la Switch Lite es un reemplazo completo del modelo original o estándar; pero no lo es. De hecho, ahora que la versión mejorada de la Switch estándar con características renovadas está llegando a las tiendas, para la mayoría de los que vayan a comprar una Switch por primera vez (y piensan usarla tanto en modo portátil como acoplado a la TV), la Switch estándar sigue siendo su mejor opción. Entonces, ¿cuál es el punto de que exista la Switch Lite?

Esta Switch Lite tiene colores un poco más cálidos, pero esa la única diferencia notable cuando se compara cara a cara con la Switch estándar.
Foto: Sam Rutherford (Gizmodo)

En lugar de tratar de apuntar a un mercado general, la Switch Lite es un dispositivo específico destinado a niños o adultos que buscan un sistema portátil más amigable con los viajes, lo que hace que la Switch Lite sea más un sucesor de las Nintendo 3DS y 2DS que un verdadero reemplazo de la Switch.

Advertisement

Al eliminar la capacidad de desconectar los mandos, la Switch Lite tiene un cuerpo que se siente mucho más robusto y sustancial, sin ninguno de los crujidos que a menudo se obtienen al usar una Switch normal en modo portátil.

Esto te permite sentirte mucho más seguro al arrojar tu Switch Lite en una mochila sin tener que preocuparte de que se dañe, mientras que su tamaño más pequeño (siendo más específico, es aproximadamente un 25% más pequeño que el modelo estándar) significa que también ocupa menos espacio, aunque eso no significa que sea realmente de bolsillo.

Advertisement

Una de las mayores diferencias en la parte trasera de la Switch Lite es que ya no tiene base.
Foto: Sam Rutherford (Gizmodo)

Pero lo que es más importante, debido a que el mando Joy-Con (no desmontable) de la Switch Lite no tiene que funcionar como mando de doble propósito (los mandos de la Switch original se pueden usar juntos o por separado para dos jugadores), Nintendo pudo cambiar los botones de la izquierda por un d-pad estándar, que es algo que yo he querido ver desde el debut original de la Switch en 2017. Ahora puedo disfrutar de mis juegos de pelea sin necesidad de comprar un Pro Controller o un mando de tipo arcade stick.

Advertisement

De hecho, casi todos los botones y palancas en la Switch Lite se sienten mejor que antes. Los botones del lado derecho tienen una acción más profunda y elástica, mientras que los gatillos traseros se sienten menos esponjosos y tienen un clic más táctil al presionar por completo. Incluso los sticks analógicos de la Switch Lite se sienten más apretados, aunque lo admito, esto podría ser simplemente porque los estaba comparando con los joysticks de mi Switch de dos años.

Hay un montón de otras pequeñas diferencias, como la adición de un puerto de tarjeta microSD independiente, ya que el Switch Lite no tiene una base/tapa para esconder su ranura microSD. La Switch Lite también tiene una pintura más suave y mate que no capta huellas dactilares ni se vuelve tan grasienta como el plástico negro de la primera Switch.

Advertisement

Los altavoces estéreo de la Switch Lite también han sido movidos desde debajo de la pantalla hasta la parte inferior del sistema, aunque eso no parece tener un gran impacto en la calidad del sonido o el volumen. Y a diferencia de la Switch estándar, la Switch Lite no tiene un sensor de luz ambiental, por lo que deberás ajustar el brillo de la pantalla manualmente.

Advertisement

En cuanto a la pantalla en sí, para bien o para mal, a pesar de ser un poco más pequeña (5,5 pulgadas frente a las 6,2 pulgadas de la Switch estándar), la pantalla de la Switch Lite prácticamente no ha cambiado. Noté algunas ligeras diferencias en la temperatura del color: las cosas en la Switch Lite parecían más cálidas, con naranjas y rojos ligeramente más pronunciados que en la Switch estándar. Pero esas diferencias podrían ser lo suficientemente pequeñas como para sean producidas simplemente por las variaciones en la fabricación.

En comparación con los tonos vivos de neón en muchos Joy-Con estándar, los colores amarillo y celeste de la Switch Lite son más divertidos.
Foto: Sam Rutherford (Gizmodo)

Advertisement

Dicho esto, dado que la Switch Lite tiene la misma resolución de 1.280 por 720 en una pantalla más pequeña, la nueva versión de la consola presenta una mayor densidad de píxeles, lo que puede hacer que cosas como el texto o las animaciones parezcan un poco más nítidas en comparación con el modelo estándar. La visibilidad en exteriores tampoco ha cambiado, es decir, la pantalla sigue siendo difícil de ver a la luz solar directa.

Ahora, esta parece ser la “trampa” de la consola: de alguna manera, entre la portabilidad de la Switch Lite y su precio, casi elimina la necesidad de la Switch estándar, y Nintendo lo sabe. Es por eso que probablemente no existirá por mucho tiempo la posibilidad de conectarla a una pantalla. Si la Switch Lite pudiera enviar video a un televisor (como el modelo estándar), por 200 dólares podrías comprar una Switch Lite, gastar unos 60 o 70 dólares en un par adicional de mandos Joy-Con o un Switch Pro Controller, y obtener algo casi tan bueno como un Switch normal, con unos 30 o 40 dólares de sobra para gastar en juegos. Y si tuvieras un dock de la Switch original, la única deficiencia real de la Switch Lite con el modelo estándar sería la falta de una cámara infrarroja, que se requiere para algunos minijuegos en títulos como 1,2, Switch y varios sets de Nintendo Labo.

Advertisement

Foto: Sam Rutherford (Gizmodo)

Aún así, a pesar de que se limita a ser portátil, la Switch Lite parece que podría ser una muy buena adición a la familia Switch, incluso en hogares que podrían tener una Switch normal por ahí. Podrías dejar la Switch estándar conectada permanentemente para que cualquier persona en casa tenga algo para jugar, mientras que la Switch Lite sirve como tu máquina de viaje. Y si de todos modos eres alguien que principalmente juega en modo portátil (como suele ser el caso de los niños), la Switch Lite parece una opción muy interesante.

Advertisement

Sin embargo, todavía hay algunas cosas que requieren más pruebas, como la supuesta duración de la batería de la Switch Lite de tres a siete horas, y cuán bien se maneja al estar conectada a mandos adicionales. En conclusión, aunque no he decidido completamente si una segunda Switch es algo que necesito, después de pasar tiempo con la Switch Lite me doy cuenta que que quiero una más de lo que había pensado.