Imagen: AP

La Organizaci√≥n Mundial de la Salud (OMS) incluir√° los problemas asociados al juego digital como un tipo de problema mental. Por primera vez, los videojuegos entrar√°n a formar parte de la Clasificaci√≥n Internacional de Enfermedades, la cual no se actualizaba desde hac√≠a 27 a√Īos, en 1990.

La Clasificaci√≥n Internacional de Enfermedades es un manual de diagn√≥stico publicado por la OMS. Seg√ļn se ha informado, el manual se publicar√° en 2018 e incluir√° el trastorno derivado del juego como una condici√≥n de salud seria ‚Äúque deber√° tratarse a trav√©s de un seguimiento‚ÄĚ.

En cu√°nto a qu√© se refiere espec√≠ficamente, la redacci√≥n del trastorno a√ļn no se ha revelado. Sin embargo, el borrador habla de una serie de criterios necesarios para determinar si alguien puede ser clasificado bajo este tipo de desorden.

Por ejemplo, la OMS lo vincula a tres condiciones negativas provocadas por el mal uso de los juegos digitales: no controlar la conducta sobre la frecuencia de uso, al aumento de la prioridad que se otorga a los juegos frente a otros intereses vitales, y mantener dichas conductas a pesar de la aparición de consecuencias negativas.

Imagen: AP

Advertisement

Tres condiciones que, vistas sin m√°s contexto, pueden parecen algo vac√≠as. Seg√ļn explica el profesor Vladimir Poznyak, de la OMS:

Los profesionales de la salud deben reconocer que el desorden en los juegos puede tener serias consecuencias para la salud. La mayoría de las personas que juegan a videojuegos no tienen un trastorno, al igual que la mayoría de las personas que beben alcohol tampoco tienen un trastorno. Sin embargo, en ciertas circunstancias, el uso excesivo puede generar efectos adversos.

Hace tan s√≥lo un a√Īo, investigadores de la Universidad de Oxford, con Przybylski a la cabeza, llevaron a cabo un estudio para investigar el porcentaje de jugadores adictos a los videojuegos. El trabajo, publicado en American Journal of Psychiatry, encontr√≥ que solo el 2 o 3% de los 19.000 hombres y mujeres encuestados admitieron haber experimentado cinco o m√°s de los s√≠ntomas preocupantes. Para Przybylski:

Hasta donde sabemos, estos son los primeros hallazgos de un proyecto a gran escala para producir evidencias s√≥lidas sobre el posible nuevo problema del ‚Äėtrastorno de los juegos en Internet‚Äô. Contrariamente a lo que se predijo, el estudio no encontr√≥ un v√≠nculo claro entre la adicci√≥n potencial y los efectos negativos sobre la salud, sin embargo, se necesita m√°s investigaci√≥n basada en pr√°cticas cient√≠ficas abiertas y s√≥lidas para saber si los juegos son realmente tan adictivos como muchos temen.

Advertisement

Sea como fuere, la OMS parece tenerlo claro y pasará a reconocer el trastorno por videojuegos como una enfermedad mental. [El País]