Imagen: AP

De los “productores” que lanzaron Juicero, esa startup que quiso vender exprimidores “wifi” a precio de oro, ahora surge la venta de “agua cruda”. Básicamente, agua con todos los microbios y amebas que el cuerpo humano pueda soportar. Y está siendo un rotundo éxito en las élites de San Francisco.

Juicero fue un exprimidor de 400 dólares que exprimía paquetes de pulpa de fruta bloqueada con DRM, una idea absurda que acabó estrellándose en el 2017 y que hizo pensar que no todo estaba perdido en el ser humano. Sin embargo, Doug Evans, su creador, ha regresado para liderar el movimiento “agua cruda”, el cual implica buscar y embotellar agua sin filtrar de manantiales difíciles de alcanzar, y hablar sobre los dudosos beneficios para la salud del agua del grifo y la fluorización.

Advertisement

Juicero

Este mensaje (en pleno siglo XXI) ha calado en los ricos de Silicon Valley, quienes obsesionados han dejado sin stock a Live Water, compañía que vende jarras del líquido a 60 dólares (y las recargas a 15 dólares). No es la única, Zero Mass Water, que permite a las personas recolectar agua de la atmósfera cerca de sus hogares, ya ha recaudado 24 millones de dólares en capital de riesgo.

Advertisement

Obviamente, los fanáticos del agua sin tratar no están respaldados por la ciencia. Sin embargo, muchos dicen estar seguros de obtener beneficios para la salud al beber agua “viva”. Por ejemplo, Mukhande Singh, el fundador de Live Water, quien le dijo al New York Times que el agua de su empresa expiraba después de unos meses, algo que dice que es normal cuando se trata de “agua real”:

Se mantiene más fresca dentro de un ciclo lunar de entrega. Si se queda demasiado tiempo, se pondrá verde. La gente ni siquiera se da cuenta de eso porque toda su agua ya está muerta, por lo que nunca ven que se vuelve verde.

Evans. Instagram

Advertisement

Dicho esto, los expertos en seguridad alimentaria no pueden estar más en desacuerdo con esta absurda idea. No existe evidencia alguna de que el agua no tratada sea mejor para las personas. De hecho, beber agua sin filtrar podría ser increíblemente peligroso, incluso letal para el organismo. Según Bill Marler, experto en seguridad alimentaria:

Casi todo lo concebible que puede enfermarte se puede encontrar en el agua. Eso incluye bacterias y enfermedades como el cólera, E. coli, hepatitis A y Giardia. No se puede dejar de consentir que los adultos sean estúpidos pero, al menos deberíamos intentarlo.

Lo bueno, dentro de la avería que parecen tener muchos en la cabeza, es que la mayoría de países no permiten la llegada de este tipo de productos al mercado, ya que antes deben de pasar una serie de estrictas pruebas de seguridad sanitaria. Curiosamente en Estados Unidos sí se permite con el agua, y muchos, como el mismo Evans, parecen estar “evangelizando” sobre el tema.

Advertisement

Sin regulación alguna, lo que podría ser perfectamente un capítulo de ficción de la serie Silicon Valley se ha convertido en la cruda realidad, casi tanto como el agua que ahora se beben. [BusinessInsider, New York Times]