La policía de Florida supuestamente entró a una funeraria para desbloquear un teléfono con los dedos de un hombre muerto

Imagen: AP

Los detectives de Largo, Florida entraron a una funeraria en Clearwater e intentaron desbloquear el teléfono de un hombre matado en marzo por un policía en un control de tránsito utilizando las manos de su cadáver, reporta el Tampa Bay Times.

Advertisement

Victoria Armstrong — la prometida del hombre fallecido, Linus F. Phillip — le dijo al periódico que sintió que la policía le “había faltado el respeto y violado” cuando entró a la funeraria donde ella estaba presente e intentó utilizar el cadáver de Phillips para desbloquear el móvil. Aunque la policía no violó ninguna ley con sus acciones, la familia de Phillips pensó que hacerlo en una funeraria era irrespetuoso :

Armstrong, 28, estaba en la Funeraria Sylvan Abbey en Clearwater el día que los dos detectives aparecieron con el móvil de Phillips. Los detectives fueron llevados a donde estaba el cadáver de Phillips. Luego, intentaron desbloquear el móvil mediante la colocación de los dedos del cadáver al sensor de huellas del teléfono.

El teniente Randall Chaney dijo que era un intento fracasado para acceder y preservar los datos del móvil para intentar apoyar la investigación de la muerte de Phillips, de 30 años, y una investigación separada de drogas en la cual estaba involucrada Phillips. Aunque Chaney dijo que los detectives no pensaron que necesitarían una orden porque no hay expectativa de privacidad después de la muerte — una opinión reafirmada por varios expertos legales — las acciones no le sentaron bien a la familia de Phillips.

Chaney añadió que según su conocimiento, esta había sido la primera vez que el departamento había intentado desbloquear un teléfono de esta forma. No está claro por la noticia del Times qué tipo de teléfono tenía Phillip. Pero si era un iPhone, la ventana de 48 horas en la cual se puede desbloquear el móvil se hubiera caducado desde hace tiempo.

Es inconstitucional que la policía realice búsquedas de móviles sin una orden. Las personas bajo sospecha criminal vivientes pueden citar la Quinta Enmienda, que protege contra la autoincriminación, si la policía demanda la contraseña de su teléfono. Pero los tribunales han declarado que las protecciones de la Quinta Enmienda no aplican a los dispositivos con seguridad basada en las huellas dactilares. Esto se debe a que según el estándar legal, las huellas dactilares son como otros indicadores biométricos como el ADN o muestras de escritura.

Advertisement

En cualquier caso, los muertos tienen pocos derechos legales, de acuerdo con el Times. En Florida, hay algunas leyes que gobiernan quién puede tener acceso a un muerto en una funeraria.

Advertisement

“La ley ha sido lo más cruel, lo más implacable, con una persona muerta”, le dijo el profesor asociado de la Southampton Law School al Times. “No proporciona ningún derecho legal después de la muerte a una persona”.

Armstrong, la prometida de Phillips, comentó que el incidente le tomó por sorpresa.

Advertisement

“Nadie nos llamó de la funeraria para informarnos de que los detectives venían. Es muy perturbador”, comentó Armstrong. “Soy muy escéptica de todas las funerarias ahora”.

Considerando que cada vez hay más datos personales almacenados en dispositivos móviles, las autoridades estadounidenses se han vuelto muy agresivos en demandar acceso a ellos. Durante más de una década, el FBI y el Departamento de Justicia se han quejado públicamente sobre la encriptación y han demandado que las empresas tecnológicas diseñen “puertas traseras” para saltarse la seguridad ligada a la contraseña. No obstante, a la vez, los cuerpos de policía federal, estatal y local han estado comprado dispositivos para hackear la seguridad de los teléfonos aunque no haya puertas traseras.

Advertisement

Además, la familia de Phillip no confía en la historia de la policía sobre su muerte. Según las autoridades, Phillip se fue en su vehículo durante un control de tránsito, arrastrando a un policía con su coche. La policía luego le disparó y Phillip murió.

Advertisement

De acuerdo con el Times, el fiscal de Pinellas-Pasco y la policía de Largo están investigando el incidente. Armstrong dice que quiere “ver lo que ocurrió. Si dicen que intentó matar a la policía, entonces lo quiero ver”.

[Tampa Bay Times]

Share This Story