Una compañía lleva años trabajando en crear lluvias de meteoritos artificiales, y ya han anunciado cuándo producirán la primera. La fecha será a inicios del año 2019, y a su vez será la primera prueba para la que planean realizar durante la inauguración de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

La compañía, ALE, anunció hace más de un año que estaban trabajando en una especie de sistema pirotécnico artificial para, literalmente, disparar desde el espacio diferentes sustancias que forman parte de los cohetes pirotécnicos de toda la vida, tales como el litio, potasio, cesio, estroncio y cobre, entre otros.

Para ello tendrán que poner en órbita un satélite con forma de cubo con un ancho de unos 60 centímetros en cada lado, el cual liberará las cápsulas llenas de estas sustancias para que se desintegren en la atmósfera al descender, pero no sin antes dejar estelas coloridas en el cielo.

Los científicos de ALE, en conjunto con miembros de la agencia espacial japonesa, mejor conocida como JAXA, llevarán a cabo la primera prueba a inicios del año 2019, esperando que la lluvia de meteoritos artificial se vea hasta una distancia de 100 kilómetros. Para ello han diseñado que el material en las cápsulas sea increíblemente brillante.

Si la prueba sale bien, esto podría asegurar que durante la inauguración de los Juegos Olímpicos de Tokio, en 2020, se lleve a cabo otra a mayor escala. ALE incluso asegura que en el futuro buscarán el permiso necesario para ofrecer estas lluvias de meteoritos artificiales como un servicio de animación y entretenimiento para cualquier evento que lo desee contratar. [Singularity Hub vía BGR]