Tecnología, ciencia y cultura digital
We may earn a commission from links on this page

La sonda espacial Juno de la NASA sufre un peligroso fallo de memoria debido a la radiación de Júpiter

El problema probablemente fue causado por un pico de radiación producido por la tumultuosa magnetosfera de Júpiter, explicaba la agencia espacial.

By
We may earn a commission from links on this page.
Una secuencia de imágenes de Júpiter sacada por la sonda Juno
Una secuencia de imágenes de Júpiter sacada por la sonda Juno
Imagen: NASA

Los ingenieros de la NASA ya han vuelto podido respirar tranquilos después de que su sonda Juno volviese a la acción después de sufrir un problema que provocó que la nave perdiera temporalmente el acceso a los datos almacenados en su memoria.

La nave espacial de la NASA reanudó sus operaciones habituales el 29 de diciembre, anunció la agencia espacial esta semana. Juno entró en modo seguro el 17 de diciembre debido a una anomalía en su sistema de memoria que tuvo lugar después de que la nave completase sobre su sobrevuelo cercano número 47 sobre Júpiter y su luna Io.

Después de completar el sobrevuelo del día 14 de diciembre, Juno comenzó a preparar el envío de los datos científicos a los controladores de la misión, pero el sistema de carga se vio interrumpido. La sonda tuvo problemas para acceder a la memoria almacenada en su ordenador de a bordo. Aquel fallo probablemente se debió al paso de Juno por una zona de alta radiación en la magnetosfera de Júpiter, lo que provocó un pico de radiación que interfirió con sus sistemas, explicó la NASA en su comunicado.

Advertisement

Los controladores de la misión de la NASA tuvieron que reiniciar la nave espacial y ponerla en modo seguro hasta que el problema fue resuelto. Poco después, pudieron recuperar los datos científicos recopilados durante el último sobrevuelo y descargarlos con éxito, y solo una pequeña cantidad de datos quedaron corruptos por el fallo de memoria, según la NASA.

“Los datos científicos del sobrevuelo más reciente a Júpiter y su luna Io de la nave espacial parecen estar intactos”, escribió la NASA en el comunicado. “Las actividades de recuperación de los instrumentos ahora ya están completas y la nave espacial está funcionando con normalidad”.

Advertisement

De hecho, Juno incluso se está preparando para su próximo sobrevuelo a Júpiter, previsto para el día 22 de enero.

La misión dio comienzo en 2011, con la intención de estudiar en profundidad el planeta más grande del Sistema Solar, aunque la sonda no llegó a su destino hasta el año 2016. Desde entonces, Juno no solo nos ha brindado impresionantes imágenes de Júpiter y su atmósfera, sino que también ha servido para recabar una gran cantidad de datos sobre el gigante gaseoso y sus lunas.