En cuesti√≥n de segundos despu√©s que una bomba deton√≥ esta ma√Īana durante el marat√≥n de Boston, fotos, videos y noticias del evento fueron publicados en redes sociales. No eran exageraciones o rumores sin fundamento que se prestaran a infundir incertidumbre o duda, los reportes eran ciertos.

Advertisement

Por medio de Twitter, Facebook, Tumblr, y otras redes sociales, esta ma√Īana descubrimos que estallaron bombas en la ruta del marat√≥n de Boston, matando a dos e hiriendo a decenas m√°s. Mucha gente se pregunta si el ataque fue causado por terroristas, pero pocos en el lugar quisieron adelantar conclusiones. La mayor√≠a de las personas en redes sociales estaba preocupada por la tragedia, quer√≠a m√°s informaci√≥n antes de emitir un juicio o sucumbir a los rumores.

Con frecuencia los medios sociales están envueltos de una nube rumores, mala información y propaganda. Pero la tragedia en curso ha revelado que el futuro de las noticias no es tan oscuro como los expertos han imaginado. La información fluye rápidamente fuera de Boston, junto con los rumores de vez en cuando, pero más a menudo con un buen consejo.

Advertisement

La policía también se acercó a los ciudadanos para dar información

Los ciudadanos comunes compartieron información, actuando como periodistas

Advertisement

Los memes que rápidamente se propagaron incluían fotos y preguntas de cómo contactar a seres queridos cuando la cobertura celular se vio afectada en gran parte de Boston. Google compartió de inmediato un sistema "buscador de personas" para publicar y buscar información acerca de personas específicas.

Mientras los principales medios de comunicación cubrieron las víctimas y los esfuerzos de la policía para localizar más bombas, los ciudadanos se acercaban para dar la mejor información sobre los hechos que pudieran tener. Mientras que otros se aseguraban en Twitter de que se entendiera este lamentable hecho en un contexto global.

Advertisement

En este caso las redes sociales no se han prestado demasiado a rumores sin fundamento ni a se√Īalar culpables. La gente ha tratado de comprobar y averiguar la verdad de la situaci√≥n en tiempo real. Hay espacio para la intensidad de emocional y tambi√©n para el an√°lisis.

Los bloggers corregido la información errónea acerca de los bombarderos, y la gente de Boston están tratando de averiguar la manera de albergar a los corredores que no pueden volver a sus hoteles esta noche.

Advertisement

Saber más sobre lo que está pasando con nuestros vecinos está inspirando compasión, en vez de locura. Si hay alguna semilla de esperanza que surge de los acontecimientos de hoy, esa debería ser la del futuro de las noticias basadas en ciudadanos. Nuestras redes de medios sociales pueden madurar y convertirse en fuentes confiable de noticias.

Crédito de fotografía: Dan Roan