En 2001, el conflicto armado en Afghanistan se cobró dos víctimas inesperadas. Los talibanes ordenaron la demolición con explosivos de dos colosales estatuas de Buda que adornaban un milenario monasterio en la ciudad de Bamiyán. Hoy, gracias a dos mecenas chinos y a la tecnología, Buda ha regresado en forma de figuras proyectadas sobre la roca.

Advertisement

El proyecto es la hermosa aportación de un matrimonio chino que puso en marcha el proyecto después de visitar Afganistán. Janson y Liyan Yu se pusieron en contacto con el gobierno del país y con la UNESCO, y donaron un sistema de proyección para espectáculos valorado en 120.000 dólares. Un equipo de artistas Afghanos se ha encargado de reconstruir la imagen de las estatuas para proyectarla sobre los huecos de la pared natural donde se erigían.

Advertisement

La instalaci√≥n se inaugur√≥ esta misma semana, en un festival nocturno que incluy√≥ tambi√©n un concierto. La buena noticia no termina ah√≠. Es muy probable que las estatuas proyectadas hayan vuelto para quedarse. En febrero de este a√Īo, la UNESCO anunci√≥ un plan para construir un centro para la conservaci√≥n del patrimonio cultural en Bamiy√°n. El proyecto no solo preservar√° las im√°genes proyectadas de las estatuas, sino que servir√° para mostrar al mundo la mayor colecci√≥n de arte, cultura y costumbres de Bamiy√°n, una regi√≥n que en la antig√ľedad form√≥ parte de la ruta de la seda.

Advertisement

Antes de que los talibanes las condenaran por considerarlas ídolos paganos, las estatuas de Buda de Bamiyán ya formaban parte del patrimonio de la UNESCO, y estaban entre las más altas del mundo, con 55 y 37 metros. Su regreso, aunque sea como figuras de luz sobre la roca, no puede ser más bienvenido. [vía Lion’s Roar]

Fotos: Getty Images

Advertisement

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)