Ya pas√≥ con las encuestas y ha vuelto a pasar con las preguntas. Hace unos d√≠as, Instagram implement√≥ una nueva funci√≥n en las historias que te permite responder p√ļblicamente a las preguntas de tus seguidores. La principal diferencia con otras plataformas como ask.fm o Curious Cat es que las preguntas nunca son an√≥nimas, pero la gente no lo tiene del todo claro.

Verás, una vez que creas una historia con el formulario de las preguntas, estas empiezan a acumularse junto a las estadísticas de la historia con la foto y el nombre de los usuarios que las han enviado. Más o menos así:

Advertisement

T√ļ sabes que las preguntas no son an√≥nimas porque lo est√°s viendo, pero tus seguidores no recibieron ninguna advertencia de que ver√≠as sus nombres. Pas√≥ lo mismo con las encuestas hace unos meses: las respuestas no eran an√≥nimas, como ocurr√≠a en Twitter, y al principio la gente votaba con demasiada honestidad. Una vez m√°s, esto ha causado situaciones inc√≥modas en la comunidad de Instagram: desde amistades rotas hasta declaraciones de amor involuntarias que llevaron a decir ‚Äútierra tr√°game‚ÄĚ.

Como los que por fin se atrevieron a expresar lo que sentían:

Advertisement

O los que hicieron demasiadas preguntas:

Y lo salvaron con dignidad:

Advertisement

O acabaron con el ala herida:

Como los que aprovecharon su falso anonimato para insultar:

Advertisement

O dar rienda suelta a sus hormonas:

Advertisement

Incluso dejando atr√°s los tab√ļes y la moral cristiana:¬†

Advertisement

Y, cuando no lo consiguieron, volvieron a insultar:

O lo volvieron a intentar:

Advertisement

Pero, por encima de todo, dieron demasiada información: 

Advertisement

Y acabaron destruyendo relaciones y amistades: