Foto: Sam Rutherford (Gizmodo)

Durante a√Īos he usado unos auriculares convencionales y un micr√≥fono para jugar. La raz√≥n era que me es m√°s f√°cil actualizar ambos dispositivos us√°ndolos por separado. El Nuevo HyperX Cloud Orbit me ha convencido de abandonar esa flexibilidad con un argumento muy contundente: calidad de audio.

Los nuevos audífonos del fabricante dependiente de Kingston Technology se vale de las tecnologías Audeze y Waves Nx para proporcionar un sonido espacial que logra un nivel de inmersión que no se puede lograr con otros auriculares.

Advertisement

Los Cloud Orbit S se anunciaron por primera vez en el CES 2019, pero no habían salido a la venta hasta ahora. Son unos audífonos de 330 dólares que heredan parte de la soberbia tecnología usada en los magníficos Audeze Mobius, que cuestan 400. Esa herencia incluye los exclusivos drivers planares magnéticos y toda la tecnología de procesado espacial. En la práctica, todo eso cristaliza en un sonido rico con prácticamente cero distorsión en toda la gama de agudos a graves.

La aplicación muestra los movimientos de tu cabeza en 3D para que puedas ajustar el sonido.
Captura de pantalla: Sam Rutherford (Gizmodo)

Cuando las cosas se ponen realmente interesantes es en el momento en que esos drivers se ponen a trabajar con el software de Waves Nx, una aplicaci√≥n que permite simular un entorno envolvente 7.1 y al mismo tiempo rastrea los movimientos de la cabeza en tiempo real para adaptar el sonido seg√ļn su procedencia en el espacio. Esto significa que cuando giras la cabeza mientras ves una pel√≠cula o juegas a algo, los sonidos var√≠an de forma acorde para dar la sensaci√≥n de que est√°s dentro de ese ambiente.

El efecto funciona hasta en v√≠deos de YouTube, lo que resulta hasta un poco desconcertante cuando mueves la cabeza para mirar otro monitor y escuchas a Matty Matheson explicando c√≥mo cocinar una lasa√Īa rid√≠cula a tu lado

Advertisement

Los Cloud S tienen controles de volumen separados para los auriculares y el micrófono, y un botón de sonido espacial para alternar entre perfiles de audio.
Foto: Sam Rutherford (Gizmodo)

Es una función bastante impresionante, especialmente si tenemos en cuenta que no necesita más software especial que instalar las aplicaciones gratuitas de HyperX y Audeze. Desde ellas se pueden calibrar los auriculares de forma muy precisa, seleccionar diferentes perfiles de audio (incluyendo varias opciones 3D) y chequear la batería restante.

Advertisement

Además de este elegante sistema de sonido espacial, los Cloud Orbit S ofrecen unos cuantos cables extra que incluyen uno con conector de 3,5 mm, un Doble USB-C y otro de USB-A a USB-C para que podamos conectar los audífonos a prácticamente cualquier cosa.

La almohadilla superior aporta algo de comodidad extra.
Foto: Sam Rutherford (Gizmodo)

Advertisement

El micrófono maxilar también se puede quitar, así que tras unas partidas puedes sacar los auriculares a la calle sin que la gente te mire más de lo normal. Simplemente hay que tener en cuenta que cuando se conecta a dispostivos como un smartphone este no puede suministrar energía a los audífonos, y por tanto las funciones de sonido 3D solo durarán unas 10 horas antes de que tengas que recargar.

Después de usar los Cloud Orbit S durante un tiempo he apreciado un problema que realmente no tiene que ver con su tecnología. Cuando estás jugando normalmente no mueves mucho la cabeza porque la acción está restringida a la pantalla que tienes delante. Esto se traduce en que gran parte de las funciones tridimensionales del dispositivo se desperdician un poco. No ocurre lo mismo con la realidad virtual, claro. Con un dispositivo como los Oculus, los Cloud Orbit S tienen oportunidad de brillar como nunca.

Advertisement

Los Cloud Orbit S tienen algo m√°s de espacio para la oreja que otros auriculares de HyperX
Foto: Sam Rutherford (Gizmodo)

Muchos de los visores de realidad virtual actuales llevan integrados sus propios auriculares que soportan sonido 3D precisamente por la misma razón. Si el sonido de una experiencia de realidad virtual es plano rompe completamente la inmersión. Si ya tienes por casa unos HTC Vive o unos Oculus Rift de primera generación, los Cloud Orbit S son un complemento perfecto.

Advertisement

Hay que reconocer que 330 dólares es mucho dinero para gastarlo en unos auriculares cuya función más interesante solo se usa en algunas ocasiones. Si te interesa la marca, la opción más razonable son los Cloud Orbit estándar, que tienen los mismos drivers planares magnéticos, puertos y botones que los Cloud Orbit S, pero sin los sensores para detectar los movimientos de cabeza. Cuestan 300 dólares.

Foto: Sam Rutherford (Gizmodo)

Advertisement

Los fantásticos drivers de Audeze justifican el precio de los Cloud Orbit S, pero seguimos hablando de un capricho de lujo, no de algo que vayas a necesitar para jugar. No estoy seguro de si me gastaría 330 dólares en estos auriculares. Lo que sí se es que ahora que he vuelto a mis auriculares de siempre nunca estaré contento del todo con su calidad de audio.