Samsung acaba de presentar los resultados de su tercer trimestre fiscal y no hay buenas noticias. Su beneficio neto entre julio y septiembre es el menor en más de tres años y ha caído casi un 50%, hasta los 3.900 millones de dólares, comparado con los más de 7.800 millones de dólares del mismo periodo del año anterior. ¿El motivo? Sus smartphones ya no venden como antes por la intensa competencia en el sector.

La compañía había avisado hace unas semanas de que los resultados de su tercer trimestre serían decepcionantes. El beneficio que ha obtenido entre julio y septiembre es el menor desde el cuarto trimestre de 2011. Sus ventas también han caído un 20% respecto al mismo periodo del año anterior. El problema está justo en su unidad de móviles, que cae en ventas y en beneficios. ¿Por qué? Por la intensa competencia a nivel mundial y porque el mercado de smartphones de alta gama empieza a tener poca novedad que ofrecer salvo precios cada vez más ajustados.

Advertisement

En EE.UU. y Europa, Samsung se enfrenta a una intensa competencia de demasiados fabricantes, especialmente Apple, LG, Sony, HTC o Motorola. Pero en Asia (y cada vez más también en occidente) el problema es la larga lista de competidores que ajusta muchísimo en precio: Lenovo, Xiamoi, OnePlus, Oppo... Si el mercado de smartphones no crece como antes y hay más contendientes, no queda otra, el trozo del pastel a repartir va a ser menor. Esa es justo la situación en la que se encuentra Samsung. La época de las vacas gordas parece que ha quedado definitivamente atrás. [vía Samsung]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)