Los internautas en Estados Unidos parece empe√Īados en demostrar las interminables capacidades de las impresoras 3D como herramientas en una carrera armament√≠stica casera. A la pistola Liberator y su prima m√°s barata les acaba de salir un nuevo competidor, los cartuchos de escopeta impresos en 3D.

Advertisement

La iniciativa, esta vez, no pretende demostrar nada cercano al activismo y es tan sólo parte del hobby de Jeff Hesszel y Tony Griffy, dos entusiastas de las armas de fuego que simplemente han probado si es posible fabricar balas para una escopeta real.

En el video que acompa√Īa este post est√°n los resultados, ambos aficionados prueban distintos tama√Īos y acabados de munici√≥n con resultados, seg√ļn ellos, muy por debajo de la munici√≥n real, pero indudablemente letales para nuestro gusto. La munici√≥n est√° impresa con una Solidoddle 3, una de las impresoras 3D m√°s sencillas que pueden encontrarse [Wired]