Los internautas en Estados Unidos parece empe├▒ados en demostrar las interminables capacidades de las impresoras 3D como herramientas en una carrera armament├şstica casera. A la pistola Liberator y su prima m├ís barata les acaba de salir un nuevo competidor, los cartuchos de escopeta impresos en 3D.

Advertisement

La iniciativa, esta vez, no pretende demostrar nada cercano al activismo y es tan s├│lo parte del hobby de Jeff Hesszel y Tony Griffy, dos entusiastas de las armas de fuego que simplemente han probado si es posible fabricar balas para una escopeta real.

En el video que acompaña este post están los resultados, ambos aficionados prueban distintos tamaños y acabados de munición con resultados, según ellos, muy por debajo de la munición real, pero indudablemente letales para nuestro gusto. La munición está impresa con una Solidoddle 3, una de las impresoras 3D más sencillas que pueden encontrarse [Wired]