Imagen: dschmieding (Flickr (CC BY 2.0)))

El procedimiento quir√ļrgico que salv√≥ la vida de un paciente australiano se incendi√≥, y desafortunadamente no lo decimos en sentido figurado. Los m√©dicos dicen que sus intentos de realizar una cirug√≠a cardiaca de emergencia en el hombre fracasaron en un momento dado, cuando se produjo un incendio en la cavidad tor√°cica abierta del hombre. Sorprendentemente, pudieron apagar el fuego y completar la cirug√≠a sin otras complicaciones.

El extra√Īo caso fue informado por los m√©dicos este fin de semana en el Congreso de Euroanaesthesia, la convenci√≥n anual de la Sociedad Europea de Anestesiolog√≠a.

Seg√ļn su informe, el hombre de 60 a√Īos de edad hab√≠a sufrido una disecci√≥n a√≥rtica ascendente, una ruptura potencialmente fatal en la pared interna de la arteria principal que bombea sangre desde el coraz√≥n hasta el resto del cuerpo. Como resultado, r√°pidamente necesit√≥ cirug√≠a para reparar el desgarro. Pero los problemas pulmonares subyacentes del hombre, particularmente su enfermedad pulmonar obstructiva cr√≥nica (EPOC), complicar√≠an el procedimiento de una manera inesperada.

Para llegar a su coraz√≥n, los m√©dicos tuvieron que abrir su estern√≥n, el hueso justo en el centro de nuestro pecho. Pero el pulm√≥n derecho del hombre estaba pegado al estern√≥n, con trozos de tejido pulmonar da√Īado llamado bullae como problema principal. Las bullae son ampollas llenas de aire que a menudo se forman en personas con EPOC. Y cuando los m√©dicos trataron de extraer con cuidado el pulm√≥n derecho del estern√≥n, perforaron una de estas ampollas y causaron una fuga de aire importante. Para asegurarse de que el paciente no sufriera problemas respiratorios (una condici√≥n en la que los pulmones se llenan de l√≠quido y se ahogan de manera efectiva), se inyect√≥ m√°s anestesia en el paciente y el flujo de aire que estaba recibiendo a trav√©s de un ventilador se cambi√≥ a 100% de oxigeno

Advertisement

Parte de la cirug√≠a requer√≠a el uso de un electrocauterio, un dispositivo que utiliza calor para quemar o cortar el tejido. Tambi√©n hab√≠a un paquete quir√ļrgico seco cerca de la cavidad tor√°cica del hombre, un paquete utilizado para llevar instrumentos quir√ļrgicos esterilizados. Poco despu√©s de que se cambiara el aire del hombre, una chispa del dispositivo aterriz√≥ en el paquete seco y, gracias al aire rico en ox√≠geno alrededor del pecho del hombre, cre√≥ el fuego repentino.

Los m√©dicos pudieron extinguir r√°pidamente el fuego sin da√Īar al paciente. Luego procedieron a terminar la cirug√≠a ‚Äúsin incidentes‚ÄĚ y repararon con √©xito la arteria del hombre.

Advertisement

El inusual giro de los acontecimientos inspir√≥ a los m√©dicos a buscar casos similares. Lograron encontrar otros seis casos documentados de incendios en la cavidad tor√°cica durante la cirug√≠a, todos los cuales incluyeron paquetes quir√ļrgicos secos, aumento de la concentraci√≥n de ox√≠geno, el dispositivo de electrocauterio y un paciente con EPOC u otra enfermedad pulmonar. Estos casos tambi√©n, afortunadamente, terminaron sin lesiones. Con todo, este caso es el primero que involucra este tipo particular de cirug√≠a.

‚ÄúEste caso resalta la necesidad continua de entrenamiento en incendios y estrategias de prevenci√≥n e intervenci√≥n r√°pida para prevenir lesiones cuando se utiliza el electrocauterio en ambientes enriquecidos con ox√≠geno‚ÄĚ, dijo la autora principal Ruth Shaylor en un comunicado que describe el caso proporcionado por la Sociedad Europea de Anestesiolog√≠a. ‚ÄúEn particular, los cirujanos y anestesistas deben tener en cuenta que pueden producirse incendios en la cavidad tor√°cica si un pulm√≥n est√° da√Īado o si hay una fuga de aire por cualquier motivo, y que los pacientes con EPOC tienen un riesgo mayor‚ÄĚ.