Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Los médicos tuvieron que apagar un incendio en el pecho de un paciente durante una cirugía a corazón abierto

Imagen: dschmieding (Flickr (CC BY 2.0)))

El procedimiento quirúrgico que salvó la vida de un paciente australiano se incendió, y desafortunadamente no lo decimos en sentido figurado. Los médicos dicen que sus intentos de realizar una cirugía cardiaca de emergencia en el hombre fracasaron en un momento dado, cuando se produjo un incendio en la cavidad torácica abierta del hombre. Sorprendentemente, pudieron apagar el fuego y completar la cirugía sin otras complicaciones.

El extraño caso fue informado por los médicos este fin de semana en el Congreso de Euroanaesthesia, la convención anual de la Sociedad Europea de Anestesiología.

Advertisement

Según su informe, el hombre de 60 años de edad había sufrido una disección aórtica ascendente, una ruptura potencialmente fatal en la pared interna de la arteria principal que bombea sangre desde el corazón hasta el resto del cuerpo. Como resultado, rápidamente necesitó cirugía para reparar el desgarro. Pero los problemas pulmonares subyacentes del hombre, particularmente su enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), complicarían el procedimiento de una manera inesperada.

Para llegar a su corazón, los médicos tuvieron que abrir su esternón, el hueso justo en el centro de nuestro pecho. Pero el pulmón derecho del hombre estaba pegado al esternón, con trozos de tejido pulmonar dañado llamado bullae como problema principal. Las bullae son ampollas llenas de aire que a menudo se forman en personas con EPOC. Y cuando los médicos trataron de extraer con cuidado el pulmón derecho del esternón, perforaron una de estas ampollas y causaron una fuga de aire importante. Para asegurarse de que el paciente no sufriera problemas respiratorios (una condición en la que los pulmones se llenan de líquido y se ahogan de manera efectiva), se inyectó más anestesia en el paciente y el flujo de aire que estaba recibiendo a través de un ventilador se cambió a 100% de oxigeno

Parte de la cirugía requería el uso de un electrocauterio, un dispositivo que utiliza calor para quemar o cortar el tejido. También había un paquete quirúrgico seco cerca de la cavidad torácica del hombre, un paquete utilizado para llevar instrumentos quirúrgicos esterilizados. Poco después de que se cambiara el aire del hombre, una chispa del dispositivo aterrizó en el paquete seco y, gracias al aire rico en oxígeno alrededor del pecho del hombre, creó el fuego repentino.

Los médicos pudieron extinguir rápidamente el fuego sin dañar al paciente. Luego procedieron a terminar la cirugía “sin incidentes” y repararon con éxito la arteria del hombre.

Advertisement

El inusual giro de los acontecimientos inspiró a los médicos a buscar casos similares. Lograron encontrar otros seis casos documentados de incendios en la cavidad torácica durante la cirugía, todos los cuales incluyeron paquetes quirúrgicos secos, aumento de la concentración de oxígeno, el dispositivo de electrocauterio y un paciente con EPOC u otra enfermedad pulmonar. Estos casos también, afortunadamente, terminaron sin lesiones. Con todo, este caso es el primero que involucra este tipo particular de cirugía.

Este caso resalta la necesidad continua de entrenamiento en incendios y estrategias de prevención e intervención rápida para prevenir lesiones cuando se utiliza el electrocauterio en ambientes enriquecidos con oxígeno”, dijo la autora principal Ruth Shaylor en un comunicado que describe el caso proporcionado por la Sociedad Europea de Anestesiología. “En particular, los cirujanos y anestesistas deben tener en cuenta que pueden producirse incendios en la cavidad torácica si un pulmón está dañado o si hay una fuga de aire por cualquier motivo, y que los pacientes con EPOC tienen un riesgo mayor”.

Share This Story

Get our newsletter