Imagen: AP

Grumpy Cat es una gata, un meme y la estrella de una película. Además es una marca registrada, y usar su imagen sin permiso te puede costar caro.

Tras una disputa de tres a√Īos, un tribunal de California ha condenado a la empresa Grenade Beverage a pagar 710.001 d√≥lares al titular de la marca Grumpy Cat por infringir los derechos de autor de la gata (quien probablemente ha reaccionado con una expresi√≥n malhumorada).

El origen de la disputa es un acuerdo de licencia que se remonta al a√Īo 2013. Grenade, una marca de bebidas, lleg√≥ a un acuerdo con Grumpy Cat para vender un caf√© helado con la imagen de la gata, el ‚ÄúGrumppuccino‚ÄĚ. El problema es que tambi√©n hicieron camisetas y una l√≠nea de caf√© tostado que no hab√≠an sido autorizadas por los titulares del meme.

Grumpy Cat demandó a Grenade en 2015, y Grenade contestó con una contrademanda que alegaba que Grumpy Cat no llegó a promocionar su marca, como se indicaba en los términos del acuerdo. Finalmente, un jurado ha fallado a favor del fenómeno de Internet.

‚ÄúEs un precedente importante‚ÄĚ, explic√≥ el abogado de Grumpy Cat. ‚ÄúEs el primer veredicto jam√°s presentado a favor de un meme viral, los memes tambi√©n tienen derechos‚ÄĚ. [The Wrap]