Tecnología, ciencia y cultura digital
We may earn a commission from links on this page

Los Sony LinkBuds son los auriculares que no sabías que necesitabas

Cuidado con probarlos, porque poco a poco irán desplazando a tus auriculares normales hasta que sean los que más uses.

We may earn a commission from links on this page.
Imagen para el artículo titulado Los Sony LinkBuds son los auriculares que no sabías que necesitabas
Foto: Andrew Liszewski/Gizmodo

¿Es posible innovar en un mercado tan absolutamente saturado como el de los auriculares? Sony acaba de demostrar que no solo se puede, sino que al mismo tiempo se puede hacer creando un producto tan sólido que estoy convencido que no tardará en ser imitado. Hablo, por supuesto, de los Linkbuds, los auriculares con agujero.

Normalmente, cuando pruebo un nuevo producto me familiarizo con él, hago las pruebas pertinentes, intento buscarle fallos, escribo lo que tengo que escribir y... vuelvo a meterlo en su caja a la espera de que se lo lleven. En auriculares, por ejemplo, cada prueba suele terminar conmigo encogiéndome de hombros y regresando a mis mejorables, pero cómodos Jabra Elite 85t, que son mis favoritos cuando se trata de salir al mundo exterior. Los Sony Linkbuds han hecho que quiera cambiar mis auriculares de siempre, y eso no es muy habitual.

Advertisement

La mejor parte es que los Linkbuds no han logrado eso porque tengan mejor sonido, o una cancelación de ruido perfecta como la de los WF-1000XM4. Lo han hecho con un concepto completamente nuevo: hacerles un agujero a los auriculares para que escuches todo lo que hay alrededor.

Este concepto de transparencia total parece contraintuitivo porque estamos acostumbrados a usar los auriculares como elemento para disociar de un mundo que a menudo nos es espiritualmente hostil. Usas los los auriculares para evitar conversaciones que te distraigan en el trabajo, para evitar el TACATACATACA de las obras, o para silenciar las boludeces que está diciendo el desconocido de enfrente en el metro. El problema de este tipo de uso se resume en una pregunta: ¿cuántas veces tienes que apagar la cancelación o quitarte un audífono porque no estás seguro de si has oído algo importante?

Advertisement
La parte inferior de los LinkBuds, con los contactos de carga y el asidero de silicona.
La parte inferior de los LinkBuds, con los contactos de carga y el asidero de silicona.
Foto: Andrew Liszewski/Gizmodo

No hablamos solo de saber qué estación han dicho en la megafonía del tren. En casa necesito saber si mi hija llora o si un mensajero llama al timbre con un paquete. Cuando corro o voy en bici necesito saber si un auto me pita porque necesita que me aparte. Al final, la cancelación de ruido es un ideal muy bonito pero muy poco práctico en la vida diaria.

Advertisement

Lo que Sony ha hecho es sustituir el tubo que se inserta a presión en nuestro canal auditivo y lo sella con ayuda de una caperuza de goma. En su lugar ha puesto un altavoz toroidal de 12mm con un agujero en el centro que deja pasar tanto el sonido como el aire. Este anillo se asienta en la entrada del canal auditivo pero no es suficiente por si solo para sujetar el auricular. Por ello, Sony ha ideado un sistema con un pequeño asidero de goma que surge del cuerpo principal del auricular y se inserta bajo la rama interior del antihelix (un pliegue interno de la oreja). Es difícil de poner al principio (se insertan desde arriba en lugar de desde la parte frontal de la oreja), pero una vez dominas cómo hacerlo son increíblemente cómodos y no se sueltan por mucho que sacudas la cabeza. En la caja vienen cuatro tamaños diferentes de anillos de goma para elegir el que mejor se adapte a nuestra oreja. Sony hasta ha añadido un test de sonido en su app para determinar si los llevamos bien puestos o no.

Imagen para el artículo titulado Los Sony LinkBuds son los auriculares que no sabías que necesitabas
Foto: Andrew Liszewski/Gizmodo
Advertisement

De hecho, tienen algunas otras ventajas. Al no depender de lo bien que sellen el conducto auditivo, su sonido no varía por mucho que se muevan. Igualmente, no crean presión dentro de la oreja, por lo que no molestan en absoluto al llevarlos mucho tiempo ni crean efectos de presión como el que nos hace escuchar exageradamente nuestra propia masticación. Los Sony Liknbuds se cuentan entre los audífonos internos más pequeños y ligeros que he probado. Cada auricular pesa poco más de 3 gramos, y el estuche con los audífonos dentro pesa 42. Además, es increíblemente pequeño y cómodo de llevar en el bolsillo.

Sonido abierto

El que los Linkbuds sean unos audífonos abiertos al exterior no significa que no aíslen del ruido ambiental si subes el volumen lo suficiente. Con el volumen de los auriculares alto te va a costar escuchar una conversación a volumen normal igual que te costaría con unos ANC. Si lo bajas podrás estar más atento a tu entorno. Un efecto secundario de la abertura es que los demás también escuchan con más claridad la música que estás escuchando. Si vas en el metro con el volumen a tope te garantizo que tus compañeros de asiento escucharán perfectamente el nuevo álbum de Aurora hasta el punto de reconocer la canción en la que estás.

Advertisement
Imagen para el artículo titulado Los Sony LinkBuds son los auriculares que no sabías que necesitabas
Foto: Andrew Liszewski/Gizmodo

Quitando eso, el sonido es todo lo impecable a lo que nos tiene acostumbrados Sony. La pegada en graves quizá no es de las más potentes, pero el sonido es maravillosamente limpio y equilibrado. Si crees que necesitas más graves, lo más probable es que lleves un anillo de una talla que no es y por tanto estén mal ajustados. Haz el test de sonido y cambia el anillo de goma si es necesario. Si te siguen pareciendo bajos solo tienes que subirlos en el ecualizador a tu gusto.

Advertisement

Un sistema de control revolucionario

Los auriculares pequeños tienen un problema: controles pequeños. Es muy común que activemos por accidente las zonas táctiles o los botones al tratar de ajustarnos el auricular en la oreja. Aquí para empezar es que no vamos a tener que tocar mucho los auriculares porque no hay que ajustar continuamente la presión interna. Cuando queramos ajustar la posición del audífono no hay problema porque Sony ha implementado un sistema de control en los Linkbuds que me parece simplemente genial.

Advertisement

Para empezar las funciones de los audífonos se activan a partir de dos o tres toques, lo que ya descarta activaciones accidentales de un solo toque. Pero lo bueno es que para activarlas podemos dar o tres toques en el propio auricular, o en la zona de la cabeza justo delante de la oreja (lo que viene siendo la patilla). El auricular reconoce las vibraciones de esos dos o tres golpecitos con asombrosa precisión. Los controles son además completamente configurables. Yo tengo los de volumen en el lado izquierdo y los de pasar entre canciones en el derecho (que cambian contextualmente si hay llamada) pero tu caso puede ser completamente diferente y Sony te deja configurarlo a gusto. Si no es el mejor sistema de control que he visto jamás, se le acerca mucho.

Imagen para el artículo titulado Los Sony LinkBuds son los auriculares que no sabías que necesitabas
Foto: Andrew Liszewski/Gizmodo
Advertisement

Por pedir, me encantaría que los LinkBuds reconocieran gestos sobre la cara como subir y bajar el volumen moviendo el dedo arriba y abajo, pero entiendo que ese tipo de finura probablemente haría que sea muy fácil activarlos accidentalmente. La batería de los LinkBuds dura 5,5 horas que podemos ampliar en otras 17,5 horas gracias al estuche. Típicamente, unos 10 minutos dentro del estuche nos proporciona hora y media de música. No está mal, aunque teniendo en cuenta que están pensados para llevarlos todo el día, podrían haber estirado algo más la autonomía.

En resumen

Leo muchas reviews en las que dicen que los Linkbuds son unos buenos segundos auriculares si ya tienes unos con cancelación de ruido, pero no estoy de acuerdo. Todo depende del uso que les des, y de tus necesidades de estar alerta a tu entorno o no. Para mi ya son mis auriculares principales por encima de los Jabra Elite 85t que usaba y por encima también de los WF-1000XM4. Eso sí, no son particularmente baratos. Cuestan 180 euros en la web de Sony.

Advertisement

No pienses en los LinkBuds como unos auriculares para situaciones en las que necesitas escuchar el entorno. Para eso ya tienes el modo transparencia de los ANC que viene a ser lo mismo. Piensa en ellos como los auriculares internos más cómodos que vas a probar nunca. Lo de que no cierren el oído ni provoquen presión interna es algo simplemente maravilloso. Eso y su mínimo peso y tamaño marcan la diferencia entre poder llevarlos todo el día sin problemas, o tener que quitártelos al de unas horas porque ya no aguantas más. El buen sonido y el sistema de control por la cara (literalmente) son las guindas de un pastel que personalmente encuentro irresistible. Me sorprendería que no les salgan imitadores dentro de muy poco.